Triste y decepcionada, Rosa Montesa
amistad, aprender, blog, CoworkingValencia, empresa, Learners Passport

A veces duele tirar la toalla, pero es lo más sensato

Cuando un proyecto no llega a término, o mejor dicho, cuando dos proyectos no llegan a término, debes saber reconocer que es mejor tirar la toalla.

Hace un año, por estas fechas, estaba pletórica.  Tenía un proyecto nuevo, la ilusión era desbordante. Me sentía como una niña con zapatos nuevos. Hoy estoy decepcionada y triste.

Era un proyecto que podía llevar junto con mi trabajo en CoworkingValencia. Se trataba de una plataforma online para compartir conocimientos.

Allá por el mes de abril, un conocido me contó el proyecto que tenía entre manos. Me encantó desde el primer momento. Me pareció genial. Pensaba en cuánto me hubiera gustado participar en algo así. Deseaba trabajar en la ilusión de conseguir que se convirtiera en un éxito.  Un mes después, me llamó por teléfono y me preguntó; “¿te interesaría formar parte de este proyecto?”, todavía me estremezco al recordarlo. No me lo podía creer. Era como estar soñando. Nunca podré agradecerle la inyección de optimismo, ilusión y confianza que me dió. De ser un conocido, pasó a ser mi socio.

Hemos trabajado muy duro,  sigo convencida de que bien desarrollado, nuestro proyecto puede ser brillante, pero he tirado la toalla, jamás llegaré a cumplir los objetivos previstos. La plataforma está avanzada, pero no creo en el proyecto tal y como está en estos momentos.  Mi socio es el programador, y tenía razones contundentes para decir que ya no invertiría ni un minuto más en programar si yo no conseguía usuarios.  He sido incapaz de generar visitas y usuarios, y no lo conseguiré..Por lo tanto, hace un par de semanas tomé una decisión dolorosa: dejar el proyecto.

Los últimos meses fueron angustiosos.  Lo que comenzó siendo un sueño, se había convertido en una pesadilla.  Un año de esfuerzos, y de ilusiones, tirados por la borda.  Me he sentido (y me siento) culpable de no tener fuerzas ni recursos para continuar. Además, he abandonado en la cuneta a una persona que había confiado en mí.

Después de todo, se puede decir que no es tan grave. No hemos perdido dinero. La inversión en tiempo ha sido enorme. Si valoro en euros las horas dedicadas por ambos, sería bastante dinero. Si le doy el valor real a ese tiempo, reconozco que me voy con una mochila llena de conocimientos adquiridos, de experiencias, y de muy buenos recuerdos. Dejo la ilusión en el cofre del tesoro. Me siento fatal por mi socio, y aunque diga que lo entiende, no aligera mi pena. Es un gran tipo, ha soportado estoicamente mis malos momentos durante nuestra aventura, ha sabido mantener el barco a flote, ha capitaneado bien la nave, ha trabajado muy duro. No se merece haber tenido una socia como yo. Eso me duele más que cualquier otra cosa.

Al final, me sigo sintiendo como un elefante en una cacharrería, capaz de destrozar todo lo que se encuentra por delante,  sin darse cuenta del daño que ocasiona.

¡Lo siento socio!

Socios y amigos

Anuncios
Estándar
No necesitas más tiempo, lo que necesitas es tomar una decisión

¡No necesitas más tiempo, lo que necesitas es tomar una decisión!

amistad, aprender, blog, empresa, Learners Passport

¡No necesitas más tiempo, lo que necesitas es tomar una decisión!

Imagen
Pau, Cris y Rosa en CoworkingValencia
amistad, aprender, blog, CoworkingValencia, Learners Passport

“No pierdas el foco de tus objetivos… no estaba planificado y puede esperar”

Cada mañana haz una lista con las cosas que debes hacer durante el día, pero HAZLAS

Esto lo publique hace 20 días, no aprendo!!

Ayer no pude cumplir conmigo misma, no realicé las tareas previstas del día, ni escribí el post diario, ni cumplí con algunos compromisos que tenía pendientes. Soy experta en desviarme del camino. Por la noche, envié a mi socio un email diciendo que lamentaba no haber podido cumplir con el trabajo previsto, había tenido otras obligaciones. Además,  me había surgido algo inesperado en nuestro proyecto, debía apagar ese incendio. Se suponía que hoy trabajaría de bombero. Su respuesta a mi mensaje fue:

“No pierdas el foco de tus objetivos, esto no estaba planificado y puede esperar”

Envidio a la gente que es capaz de no perder el foco. No sé ser dueña de mi tiempo. Soy de despiste fácil.

Hoy la cosa no ha sido mejor. La previsión de hacer de bombero, y apagar el fuego de hoy, no la he cumplido. He comenzado con mal pie,  tocaba tramitar los duplicados de la documentación que me robaron hace unas semanas. Esto me ha llevado varias horas. A la vuelta al trabajo, he tenido una visita inesperada, Cris Santamarina ha pasado por CoworkingValencia. Es una Coworker “del mundo”. No puedo evitar decir que he disfrutado “perdiendo el foco”, charlar con  Cris y con Pau ha sido estupendo. Para poner la guinda, al final de la mañana ha venido Juan F. Moro, otro amigo con el que tenía que hablar de temas de trabajo. Resumen: mañana fuera de foco por completo.

La tarde ha sido absorbida por asuntos personales y de familia, tampoco estaba planificado, pero algunas obligaciones están por delante de los objetivos que te planteas en el trabajo.

Al acabar la jornada, me planteo: ¿qué hehecho con la lista de cosas que debía haber hecho hoy? ¿he apagado el incendio?. Las respuestas son pésimas:  no he hecho prácticamente nada de lo que había en la lista, no he apagado el incendio, y me dejo muchas tareas acumuladas pendientes para mañana… ¡Qué desastre!

Me siento mal por no haber cumplido con lo que tenía planificado. Para un ser racional, esto es un desastre absoluto. Pero yo no soy racional. He de confesar que una parte de mi se siente bien, por la mañana he resuelto un problema que me tenía agobiada. He podido hablar de temas interesantes (y de trabajo) con amigos, y esta tarde me he sentido querida por la gente de mi entorno. Estar disponible para los que te quieren, no tiene precio.  Aún así, me siento culpable.

¿Qué tal son tus días? Si eres capaz de no perder el foco: ¡felicidades!, ya me contarás cuál es tu secreto.

¡Mañana será otro día!

Pau, Cris y Rosa en CoworkingValencia

Estándar
Gamification 13 . coursera. rosa montesa
amistad, aprender, blog, Learners Passport

Mi primera experiencia aprendiendo con Coursera

Esta ha sido mi primera experiencia asistiendo a un curso online de Coursera.

Gamification 13

Gamification 13 – Coursera – MOOC

Con esta experiencia, tendría para escribir varios posts. Me gustaría compartir lo aprendido sobre Gamification y cómo aplicar los conocimientos en futuros proyectos, en especial en Learners Passport, pero lo dejo para otra ocasión.

Deseo compartir mi experiencia personal, aprendiendo de un modo diferente, con un curso de Coursera.

Sobre la formación online hay una inmensidad de cosas que podría decir, ya conocía algunos cursos, incluso he aprendido con  Udemy, Tutellus, Floqq, Skillshare, etc… Hay muchas más, pero no he tenido experiencias directas. Hoy en día, si quieres, puedes aprender lo que se te antoje. Ya no hay excusas.

Este curso de Coursera es de la Universidad de Pensilvania e impartido por el profesor  Kevin Werbach. Al comenzar, éramos unos 63.000 alumnos inscritos, imagino que habremos acabado el curso unos 6.000, una cosa es apuntarse a algo gratis, y otra es estudiar, hacer los trabajos y examinarse. Pienso en cómo se debe sentir un profesor como Kevin Werbach, en 6 semanas ha tenido más alumnos que en muchos años de universidad. Además, repartidos por todo el mundo. Para un buen profesor, el sentimiento debe ser impresionante. Debe estar orgulloso de su trabajo. Lo ha hecho realmente bien. Un tipo divertido, cercano. Me hubiera gustado conocerle en persona, y darle las gracias por compartir sus conocimientos.

Podría decir muchas más cosas del curso, desde los contenidos hasta la organización, todo ha sido casi perfecto. Todavía mejor ha sido la experiencia de conocer compañeros y hacer amigos. Los foros oficiales del curso han sido interesantes, los grupos de estudio también. Pero hay algo que hemos conseguido los alumnos unidos por las ganas de aprender. Gracias a las redes sociales, hemos podido conocernos y aprender juntos. En twitter teníamos un grupito que nos animábamos cada semana, resultaba agradable que un compañero del otro lado del charco, te nombrase en un tweet dándo ánimos. Por otro lado, se crearon varios grupos en facebook, pero el de los compañeros que hablan castellano, ha sido entrañable.  Todavía me sorprendo cuando pienso que hemos estado hablando del curso entre amigos, que jamás nos hemos visto, desde lugares tan lejanos.

No sé si todos los cursos serán iguales, pero ya tengo ganas de volver a sacar tiempo, y empezar otro.

Es imposible nombrar a todos, pido disculpas si me dejo alguno, deseo mandar un enorme abrazo virtual a mis compañeros

¡Hasta la próxima!

Victor Manrique, María Pallá, José Luis Bravo, Pilar Ypunto, Silvia Tamara, Daniela Fernández, Javier Romero, Pedro Viguera, Eduardo Mendoza, Ricardo Rodriguez Laguna, José Ochoa, Alfonso Pantoja, Stefany Montoya, Martha Molina, Juan Burgos, Nina Pez, Verónica Deambrogio, Fermin Ciarriz Velasco, Antonio Rodriguez, Raul Martínez, Jimela Licitra, Mar Oliver Vila, Juan Camilo Rozo, Elvira Fernández, Andrés Torres, Marta García, Rubén González, Alexandra Muñoz, Kike Fuentes, Mathias Artigas, Daniela Jaramillo, Carlos Rozo, antikahoz… Todavía hay más, espero que me perdone alguno que me haya dejado en el tintero.

Gamification 13

 

Estándar

La nueva cultura de aprendizaje. por www.xanderall.com para TEDxUFMLa Nueva Cultura del Aprendizaje. de http://www.xanderall.com para TEDxUFM

aprender, blog, Learners Passport

La NUEVA CULTURA de APRENDIZAJE

Imagen
Direcciones, sentidos, destino. Rosa Montesa. Flechas en el camino
aprender, blog, CoworkingValencia, empresa, Learners Passport

¿Para qué sirve tener un blog personal?

¿Hacia dónde voy?

La verdad: no tengo ni idea

Hoy es uno de esos días en los que no sabes hacia dónde tirar. No entiendo ni lo que me mueve a tener este blog, por esa razón quiero volver a repetirme las razones que un día me llevaron a ello:

  • Aprender por mi propia experiencia. Estoy cansada de que la gente diga: debes tener un blog, y no probarlo.
  • Entrenarme, adquirir el hábito de contar cosas.
  • Ver el resultado de lo que escribo
  • Crear un canal de comunicación con el mundo

Envidio a quienes tienen un blog con objetivos bien definidos como: posicionarse como especialistas, promocionar sus productos o servicios, hacer networking, vender, etc. No creo que yo pueda ser buena haciendo esas cosas, ojalá tuviera alguno de estos objetivos, sería más fácil escribir. Pero ¿tendría contenido?.  Por el momento, me basta con escribir mi diario.

¿Qué ventajas tiene?

Llevo un mes y medio, no sé lo que podrá aportar a largo plazo. De momento, no demasiado. Es algo que aprenderé con el tiempo. Sucede como en Facebook, Linkedin o Twitter, vas haciendo, vas añadiendo… Al final, sin darte cuenta, resulta que hay gente que sabe las cosas que dices, y que te conocen a través de esos canales. ¿Merece la pena que me conozcan tanto?. No lo sé…

Mis requisitos:

  • Escribir y publicar de un modo constante y regular .
  • Mostrar como soy, intentar ser positiva mientras intento sacar una sonrisa.
  • Hablar sobre diferentes experiencias y vivencias, tanto personales como profesionales.

¿A quién quiero llegar?

  • Primero, quiero llegar a mí misma. Saber hasta dónde puedo llegar, y si este camino merece la pena.
  • Después,  a quién le apetezca leer lo que escribo. No me importa, sea quien sea, gracias por el interés!

Mi conclusión es: si no tengo estrategias, ni busco trabajo, ni intento vender, ni tengo un público objetivo claro, etc… Entonces ¿para qué sirve tener un blog personal?

Si, al menos, pudiera (o supiera) vender mi empresa o mi proyecto, merecería la pena ¿no?

Me gustaría que los gurús me dieran una respuesta, pero como no me leen, me quedaré con las ganas.

 

Estándar