Intentando tomar el camino lógico
aprender, blog

Plantear retos, alcanzar objetivos, cumplir deseos…

Después de organizar una agenda con las acciones necesarias para alcanzar unos objetivos precisos,

¿se cumplen tus deseos?

Rosa_Montesa (5)Me gustaría saber si lo estoy haciendo bien o mal, si me estoy equivocando. Saber si sigo el camino correcto. Y pienso en lo que decía Machado:

.. no hay camino, se hace camino al andar….

cropped-pasos-en-la-arena1.jpg

Para consolarme miro a mi alrededor. y me doy cuenta que todos somos felices en nuestra justa medida, pero nadie muere de éxito, ni es tan feliz como para comer perdices. La felicidad, alcanzar objetivos o cumplir deseos, no debería ser el final del cuento, sino el principio de todo.

El final es el final, punto. Después de eso ya no hay nada, todo se acabó. Así que, hay que seguir adelante, disfrutando de todo, lo bueno y lo malo, hasta que la fiesta termine.

No paro de hacer cosas para alcanzar objetivos, deseando que se cumplan mis deseos,  y tengo la sensación de no saber si voy por el buen camino.

Direcciones, sentidos, destino. Rosa Montesa. Flechas en el camino

Aprovecho este post para dar la enhorabuena a los expertos en consejos y clases magistrales sobre este tema, que conocen el camino como si lo hubieran recorrido mil veces. Les felicito por ponerse de ejemplo. Han cumplido sus objetivos, han alcanzado la meta.

¿Y ahora qué?

Pues eso, que aunque las cosas no sean como esperabas,  toca seguir trabajando, encontrar otro reto apasionante para alcanzar el próximo objetivo, como si fuera solamente un escalón más. Y si se cumple tu deseo,  alcanzas el objetivo y ya no subes más escalones, podría ser una pésima señal. Tal vez, podría decir que el viaje ha terminado.

Último vuelo de Alitalia VLCFCO

Felicidades a los que saben trabajar por un solo objetivo, alcanzan la meta y se sientan a comer, ellos solitos, una bandeja entera de perdices, espero que disfruten del festín como si fuera el último de su vida.

Sé que mi fiesta no terminará un día comiendo perdices, jamás he comido una, ni lo haré. Prefiero comer unos macarrones o un arrocito, en compañía de la familia y los amigos, todos los días de mi vida, hasta que la fiesta termine.

Si no sigo el calendario previsto, ni alcanzo los objetivos, ni se cumplen todos mis deseos, no comeré perdices, pero veré el amanecer todos los días…

Primer amanecer de 2014. Rosa Montesa

 

 

 

Anuncios
Estándar