la familia Lafuente Montesa
amistad, aprender, blog, familia

El duro momento de soltar amarras y dejar que los hijos vayan solos

Tengo un hijo y una hija. Aunque haya intentado educarlos igual, cada uno es diferente. De todas las cosas que he hecho en mi vida, lo mejor, lo más apasionante, lo más bonito, y lo que más felicidad me ha dado, es haber tenido hijos, vivir con ellos y ver cómo crecen.

mar lafuente la familia Lafuente MontesaDisfruté  cuando eran bebés, y me encantá ver las personas en las que se están convirtiendo. Ni en mis mejores sueños hubiera pensado que mis hijos serían así. Antes de tener niños, intentas imaginar cómo será tu vida y cómo serán ellos. Es imposible proyectar algo así. No sé lo que pensarán otros padres y otras madres, para mí han superado cualquier expectativa.
No me canso nunca de decirles lo que les quiero, y de demostrarlo con besos y abrazos. Pero ahora está llegando uno de losRuben Lafuente la familia Lafuente Montesa peores momentos (o eso es lo que me parece), he de demostrar cuánto les quiero dejando que vivan su vida. Son adolescentes, quieren descubrir la libertad, sentirse independientes. Y yo quisiera tenerlos siempre a mi lado y protegidos, me parece que todavía son pequeños. Pero eso ya no es posible.

Los mayores tesoros de mi vida, nunca han sido míos. Las personas no son propiedad de nadie. Es una lección dura de aprender, y de aplicar.

Con el verano, las cosas empeoran para mí. Para ellos es un periodo estupendo, es la época en la que pueden experimentar libertades impensables en invierno. Salir hasta tarde (o pronto), dejar que viajen sin sus padres, y ver cómo disfrutan con megafiestas que me aterran.

Así estoy, soltando amarras y esperando que lo que he intentado que aprendieran durante estos años sirva de algo, y hayan aprendido a navegar sin mí.

Anuncios
Estándar
botellas de plástico gotas de solidaridad Solán de Cabras
amistad, blog, familia, recicladocreativo

Reciclando Gotas de Solidaridad

¿Qué es “Gotas de Solidaridad?

#gotasdesolidaridad es una iniciativa de Solán de Cabras con la que se quiere ayudar en la lucha contra el cáncer de mama, destinando los beneficios de la campaña al programa de Atención Psicológica de la Asociación Española Contra el Cáncer. Casi 2 millones y medio de botellas cambiarán el color azul por el rosa, para demostrar  solidaridad con las personas afectadas por esta enfermedad.

A través de esta campaña, los usuarios podemos lanzar mensajes de ánimo y apoyo, creando una corriente solidaria con el hashtag #gotasdesolidaridad.

Ya he dejado mis mensajes de ánimo y apoyo. Estoy convenciendo a las personas de mi entorno para que compren “en rosa”, y dejen también ellos su mensaje, a cambio les pido que me guarden las botellas, y crearé un objeto personalizado para quien lo haga.

He empezado a replicar algunos de los proyectos que hice hace algún tiempo con las botellas azules en Reciclado Creativo

Para comenzar ya he hecho las cajas que contendrán algunas joyas.botellas de plástico gotas de solidaridad Solán de Cabras

Sería imposible crear objetos nuevos para todos, así que he decidido compartir mis ideas y servir de inspiración, para que haya muchas personas que se animen a reciclar estas preciosas botellas.

Siempre he pensado que me explico mejor haciendo que hablando, y el mensaje que me gustaría dejar es que cuando otros ya descartan estas botellas, y creen que es el fin, para mí comienza algo nuevo y mejor. Con un poco de trabajo y esfuerzo, es posible conseguir dar otra nueva vida, y muchas veces, incluso puede llegar a ser más bella.

 

botellas de plástico gotas de solidaridad Solán de Cabras

Estándar
Floreros, uno en España, otro en Puerto Rico
amistad, aprender, blog, recicladocreativo

Cuando surge lo inesperado

Una de las cosas que me hubiera gustado hacer cuando pensaba en eso de “qué quiero ser de mayor” era crear objetos para que otros los pudieran disfrutar.

La verdad, siempre lo he hecho, pero ha quedado “en casa”. Con internet he conseguido llegar a lugares donde nunca hubiera podido imaginar. En lugar de hacer esos objetos, ahora muestro a otros cómo pueden hacerlos.

Durante un curso mooc, design101, nos pidieron un ejercicio algo complicado. Debiamos hacer un jarrón-florero, lo gracioso es que debíamos hacerlo de cartón. Jamás he entendido el ejercicio, ¿para qué crear un objeto de cartón que debería contener agua?.

Tengo un canal en YouTube, recicladocreativo, intento ejercitar mi creatividad todas las semanas, grabo lo que hago y lo subo mi canal.

Floreros, uno en España, otro en Puerto RicoEn este caso, junté el ejercicio de clase, mi entrenamiento creativo y  mi canal. Lo mío es el reciclado y la reutilización, así que con los rollos de cartón de papel higiénico, me puse manos a la obra. Con alguna sugerencia de amigos como Rafa Aparicio, conseguí hacer este florero. Tuve muchos comentarios de gente que no entendía nada de mi florero (lógico, yo tampoco), no imaginaba que algo así llegaría a tener tantas visitas, pero esas son las cosas de YouTube. Sucede como con los gatitos, los vídeos que menos te esperas, son los más vistos.

Floreros, uno en España, otro en Puerto Rico Hace unos días, me contactó María Centeno, es de Puerto Rico, vive en San Juan. Le gustó mi proyecto, me hizo un par de preguntas, y a los pocos días, recibí una foto de su trabajo.

No sé si ella podrá imaginarse la ilusión que me hizo ver su resultado. Desde el otro lado del Atlántico, a miles de kilómetros, una persona se había fijado en mí, le había gustado, y había ejecutado mi idea.

Gracias María!

 

Floreros, uno en España, otro en Puerto Rico https://www.youtube.com/watch?v=HY7tez2GK1A

Estándar
hacer algo de lo que no te jubilarías jamás Rosa Montesa
amistad, aprender, blog

Dicen que hay que dedicarse a algo de lo que jamás te jubilarías…

¿Es posible dedicarse a algo de lo que jamás te jubilarías?

Me temo que la meta de la jubilación nunca debería ser tan importante como el camino. El  final del recorrido puede sorprendernos antes de lo esperado.

No sé lo que pensarás, pero yo intento recorrer el camino disfrutando al máximo de las cosas buenas que me ofrece la vida, y no quiero jubilarme de ninguna de ellas.

Es cierto que hay obligaciones de las que me jubilaría hoy mismo. Pero el tipo de sociedad en el que nos ha tocado vivir lo complica mucho. Hay que ganar dinero para vivir. Es un círculo vicioso. Más ganas, más necesitas. Alimentas esta situación con más trabajo, para ganar más dinero, que desaparece con la misma rapidez que lo consigues.

Se supone que la jubilación llega cuando dejas de alimentar esa situación a base de trabajo que no te hace feliz, y entonces puedes vivir el círculo sin ese desagradable esfuerzo. Si eso es así, imagino que estos expertos que nos aconsejan que nos dediquemos a hacer lo que nos gusta, tendrán en cuenta que debe reportarnos beneficios Rosa Montesa, vista por Marpara poder pagar las facturas ¿no?

Me gustaría ver a través de un agujerito a esos que lo predican a pleno pulmón. Decirlo tanto es un indicativo de la necesidad que ellos tienen para reforzar la afirmación. Cuando alguien llega a ese maravilloso punto, no necesita gritarlo. Sus ojos lo dicen todo.

Direcciones, sentidos, destino. Rosa Montesa. Flechas en el caminoYo lo estoy intentando, y he de decirte que la tarea no me está resultando  nada sencilla. La parte visible es muy bonita, empiezas a ver algunos brotes, pero lo que no se ve es muy duro. Me faltan horas, todavía no me reporta beneficios, y he de abandonar otras obligaciones para poder conseguir este objetivo. Me encuentro en situaciones en las que no sé la dirección que debería tomar, en momentos de soledad difíciles de compartir, horas y horas aprendiendo a hacer cosas que otros saben hacer de un modo casi innato.

Cuando tienes casi medio siglo, y decides dar un giro a tu vida, tienes lecciones aprendidas, pero también muchos vicios adquiridos y una inmensidad de cosas que aprender.

Entonces me gustaría tirar la toalla, la vida son dos días y hay que disfrutarlos. No merece la pena sufrir, es mejor continuar y tirar hacia delante con un trabajo sencillo del que querré jubilarme. Pero vuelvo a reflexionar, me digo a mí misma  que el esfuerzo y la constancia son necesarios para llegar a la meta.

Me quedan unos cuantos años para poder decir que me dedico, y me he dedicado,  a algo de lo que jamás me jubilaría. Por el momento solo puedo decir que no me jubilaré jamás de las cosas buenas de la vida. Y que ojalá mi trabajo fuera la dedicación de la que no me jubilaría jamás…

¿Y tú?

¿Te dedicas a algo de lo que jamás te jubilarías?

Si la respuesta es afirmativa: ¡Muchas felicidades! Cuéntame cómo lo has conseguido.

Si la respuesta es negativa: Tranquilo, no estás solo. Somos mayoría

 

cropped-pasos-en-la-arena1.jpg

Love what you do

Love what you do

 

Direcciones. hacia dónde ir. Sentidos. Rosa Montesa

 

 

 

 

Estándar
Toastmasters. Icebreaker. Rosa Montesa
amistad, aprender, blog, hablar en público

Hablar en público es como tirarse a la piscina

¿Te puede enseñar un profesor a comunicarte con los demás? ¿Puedes aprender a nadar sin agua? Vaya par de preguntas absurdas. Nos comunicamos desde antes de aprender a hablar, sin profesores que nos cuenten la teoría sobre los diferentes tipos de berridos que podemos emitir cuando tenemos hambre. Para nadar es imprescindible que haya agua, da igual si se trata de un lago, un río, el mar o una piscina. Pero difícilmente se puede hacer en la ducha. Comunicarse con los demás es una cosa, y hablar en público es otra. Ambas están íntimamente relacionadas. Todo es comunicación. Hacer discursos, hablar en público, y comunicar delante de una audiencia requiere entrenamiento. Por supuesto que un profesor enseña. Pero como dice mi amigo César, hablar en público es como nadar, si no te tiras a la piscina, es imposible aprender.  En esta piscina de “Hablar en público” tengo muchos amigos. Me siento en mi esquina a observar, y veo entrenadores y nadadores en acción. Para algunos es un trabajo,  para otros es una necesidad. También veo amigos que se divierten nadando en esta piscina. Les mueve la pasión y lo hacen por puro entretenimiento. Son fanáticos del “Learning by doing”, disfrutan del entrenamiento en grupo, y les entusiasma aprender de otros como ellos.  Llevo tiempo viendo cómo disfrutan,  aunque me resultaba divertido,  no conseguían convencerme de que me uniera a ellos, eso de ponerme delante de otros y  hablar, me imponía demasiado. Además, debía hacerlo en inglés. Eso todavía me frenaba más. Ahora ya existe un grupo en castellano, he visto la evolución de buenos amigos y no tengo excusas. 

Icebreaker. Toastmasters. Rosa Montesa

El feedback de un montón de amigos

Finalmente  me he tirado a la piscina con ellos, ya formo parte de Toastmasters Valencia Maristela me cogió de la mano, Víctor me inspiró y César me sacó del agua. No me salió bien. Tendré que esforzarme si quiero aprender a hacerlo como ellos. A continuación añado  unos minutos que grabó Borja. No lo hice bien, veo muchísimos fallos. Tendré que mejorar. No es agradable ver mis defectos y compartirlos, pero forma parte del aprendizaje,  y de nadar en una piscina pública.

Estándar
Paella Valenciana Casera - Rosa Montesa
amistad, aprender, blog

No me gusta, no quiero, pero al final… ¡He de hacerlo! Si hay que hacer una paella casera o un turrón de chocolate, se hace y punto

Este post es un poco forzado. Suelo compartir muchas de las reflexiones de las cosas que aprendo. Esta vez me está costando mucho.

El curso @design1o1 es demasiado especial. Ya nos han pedido varias veces que cocinemos, mi problema es que yo no suelo hacerlo. En casa no soy yo la “cocinera”. Pasé de los ejercicios de clase durante la semana que teníamos que dedicarnos a la cocina. Me tomé un descanso que luego he pagado caro.

Paella Valenciana, Instrumentos Tools, Ingredientes - Ingredients -materiales La semana pasada nos pusieron “las peras al cuarto”, advirtieron que es necesario tener todos los ejercicios para acabar el curso. Luego me puse a repasar otra vez las instrucciones y los textos de las clases. La verdad es que tenían mucha razón. De algún modo, diseñar y cocinar tienen mucho en común. Tienes que saber para quien cocinas (y para quien creas un objeto), dispones de unas herramientas, tienes unas habilidades y con los ingredientes o materiales debes crear algo para que otro lo disfrute.

En ocasiones puedes ser creativo, hacer las cosas a tu manera. En otras, debes hacer lo que te piden.

Yo ya realizo bastantes ejercicios creativos “por mi cuenta”, así que este fin de semana me he tenido que poner las pilas.

Los primeros tres días teníamos que cocinar algo que nos gustase mucho (el primer día), repetirlo invitando a 3 amigos (segundo día), cocinar para alguien muy especial y crear un ambiente especial (tercer día).

Yo lo condensé todo en uno.

Uno de los platos que más me gusta es la paella, no éramos 3, éramos 23 y lo hicimos para celebrar el 87 cumpleaños de mi padre (una persona muy especial). Además, aproveché que estoy aprendiendo otras cosas sobre vídeos, y el resultado ha sido “Paella Casera Valenciana”.

El siguiente ejercicio era hacer una Torta Sacher, un modo de hacer algo “según te dicen”. Sobre el chocolate de la torta, debíamos “vestirla” con “gente pequeña” y compartir este “mundo ficticio” que habíamos puesto sobre la cubierta de chocolate. Debíamos crear un paisaje con personajes.

Me enfrentaba a dos problemas, no tenía los ingredientes, no podía ser creativa, así que busqué una receta con chocolate para “seguirla a rajatabla”, y crear un mundo ficticio. La receta la tomé de http://www.azucarconamor.com y el mundo ficticio lo creé con figuritas con las que ya no juega mi hijo, es decir “zombies”. Aunque mi mundo ficticio, en ocasiones pienso que está volando por el cielo.

 

mi exmundo ficticio - Rosa Montesa

 
Estándar