Instrumentos reciclados de la orquesta de Cateura
aprender, blog, recicladocreativo

Otro propósito para el Año Nuevo: Devolver Tesoros

Dentro de la lista de propósitos para el Año Nuevo, esta vez he añadido uno muy especial:

Devolver tesoros

Esta decisión la tomé al asistir a un concierto de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura. Según palabras de su director, Favio Chávez:

“El mundo nos envía basura y nosotros le devolvemos música”

Hace tiempo que sigo el proyecto de Favio. Trabaja en el vertedero de Cateura (Asunción, Paraguay). Con instrumentos musicales fabricados a partir de basura, consigue proporcionar educación musical a de cientos de niños. Y ya sabemos que la música siempre tiene buenos acompañamientos: el tesón, la pasión, la constancia, el respeto, incluso las matemáticas…

Instrumentos reciclados de la orquesta de Cateura

Soy una admiradora de lo que ha conseguido hacer gracias a la basura, al reciclado, y a la música. Él dice que nos devuelve música, pero lo que realmente devuelve es un tesoro impagable. Lo importante es lo que consigue hacer con los chavales, la música es solamente lo que escuchamos y lo que vemos los que no vivimos en Cateura.

Instrumentos reciclados de la orquesta de Cateura

Durante el concierto, mientras escuchaba la música que brotaba de esa “basura”,  pensaba en el valor que tienen para estos chavales los instrumentos realizados con basura reciclada. Son objetos que no pueden comprarse, ni venderse, no sirven para empeñarlos, solo sirven para aprender y para sacar la música que hay dentro de ellos. Su precio en “monedas” no es comparable al valor que tienen en la educación y en la vida de niños abandonados a su suerte, y eso es una auténtica fortuna.

Intento ver tesoros donde otros ven solamente basura. Reconozco que en ocasiones me cuesta mucho esfuerzo. Para mí es como si se tratase de música o de un deporte, he de ensayar y entrenar constantemente. Practico siempre que puedo, y luego lo comparto con los demás. Pero se queda en objetos tangibles. Quisiera ir más allá, devolver tesoros reales. Lo que ha conseguido Favio me parece un sueño inalcanzable.

Dentro de 12 meses, cuando piense en lo que he hecho durante este año, releeré estas palabras y me preguntaré si habré sido capaz de devolver algún tesoro al mundo. Eso, más que un propósito, es un sueño.

 

 

Si quieres saber más del proyecto, puedes ver estos vídeos:

En España, Ecoembes ha iniciado un proyecto similar inspirado en el sueño de Favio:

Y tú ¿tienes algún sueño para el año nuevo?

Anuncios
Estándar