Torre de zapatos creativity innovation and change coursera
aprender, blog

Diseñando la torre más alta que pueda, solamente con zapatos.

He vuelto a las andadas, otro curso más. Esta vez soy repetidora… Y no por haber suspendido, me gustó tanto, que he vuelto a inscribirme. Se trata de un MOOC de Coursera. Creativity, Innovation, and Change con Dr. Kathryn W. Jablokow, Dr. Darrell Velegol, Dr. Jack V. Matson, Elizabeth Kisenwether
El primer ejercicio, el primer reto, ha sido diseñar  una  ” Torre de Zapatos”, construir la torre más alta que pudiera solamente con zapatos, sin cuerdas, ni pegamento, ni nada de nada. Es cierto que en el proceso creativo es necesario fallar y equivocarse, hasta llegar a conseguir lo que se desea. Y esto es algo que se aprende solamente “haciendo”.

Shoe Tower Week 1 Exercise Creativity, Innovation, and Change July 2014 Rosa Montesa Antes de comenzar la torre me tuve que plantear qué tipo de zapatos, y cuántos tenía. Algo similar a lo que pasa cuando tienes que cocinar. Una cosa es ir a comprar los ingredientes necesarios, y otra diferente es ser creativo con lo que se tiene.

Lo primero que hice fue poner todos los zapatos posibles organizados en el suelo. Después de muchas pruebas, llegué a varias conclusiones

  • Se trataba de un experimento en el que podía utilizar los mínimos recursos posibles, no solamente por no poder utilizar cuerdas o pegamento, sino por el número limitado de zapatos disponibles.
  • Lo tuve que realizar en el mínimo tiempo posible, ya que ocupé el salón de casa, y a la hora de la comida debía haber despejado el espacio.
  • La torre cayó muchas veces, hasta que dí con la forma más apropiada y que tenía menos caídas.
  • Tenía zapatos planos y zapatos con tacón. Los más estables, obviamente, eran los planos. Pero los zapatos de tacón ofrecían una estética más atractiva. Así que los planos se quedaron en la base, y en la parte superior irían los de tacón.
  • Para mejorar la estabilidad, tendría que ponerlos alternos. Es decir, la torre debía alzarse “trenzando” los zapatos. Para que la altura fuera similar en cada uno de los cuatro lados, iba poniendo en un lado el tacón y en otro la punta, así alternativamente

Shoe Tower Week 1 Exercise Creativity, Innovation, and Change July 2014 Rosa Montesa Aparentemente, el ejercicio era sencillo. Con todos estos resultados, surgieron nuevas ideas, diferentes a las originales

Las instrucciones eran sencillas, aunque para complicarlo un poquito, se puso una fórmula para calcular la altura

Fórmula T= Altura Total de la Torre / dividido por el número total de zapatos

Si he de ser sincera, me preocupaba tanto la estabilidad, que no me interesé por obtener un número óptimo con el resultado de esta fórmula.

 

Se nos propuso un sencillo ejercicio, pero las reflexiones que surgen durante su realización, y después de ver el resultado, son más que interesantes. Toda una lección aprendida, otra vez…



 

 

 

Estándar
Jardín vertical con latas de cocacola- Reciclado Creativo. Rosa Montesa
aprender, blog, CoworkingValencia

¿Diseñar para crear vida?

¡Otro reto más!

Quiero compartir mis reflexiones sobre el ejercicio de clase de @design101, tiene que ver bastante con las cosas que aprendo y que pasan a formar parte de mi vida. Como este blog. Antes de hacernos tan enorme propuesta, los profesores dijeron: “Sabemos que cada vez que los humanos han tratado de convertirse en dioses, los resultados han sido catastróficos . Nosotros somos más razonables.”

Jardinería reciclando botellas de plástico. Rosa Montesa

“Descanse en paz”

Durante una semana , la propuesta era diseñar para crear vida. De entrada puede parecer que se trata de cosa de dioses. Pero no lo es, se trata de un objetivo más razonable: crear un pequeño jardín. Bueno, muy razonable para ellos. No para mí. ¡Soy un desastre! Las plantas que siguen vivas en mi entorno lo hacen de puro milagro. Un desafío que ellos llaman “nice”, es decir, bonito, y para mí un reto enorme. Si soy incapaz de crear vida, o de mantener la vida “orgánica”, mejor crear un jardín que pueda crecer de forma “inorgánica”.  Yo tenía mis propias premisas:

  • Reciclar y reutilizar materiales (forma parte de mi entrenamiento personal)
  • Las plantas deberán resistir mis pocos cuidados
  • Personalizar cada pequeña planta, y cuidarla como si fuera un gran jardín. De ese modo intentaré hacerlo mejor que en ocasiones anteriores.
  • Lo importante no es que crezcan orgánicamente, sino también gracias a las aportaciones posteriores tanto de materiales como de personas.

Con todo esto claro, ya podía empezar a pensar y a adelantar puntos: reciclar y utilizar botes de bebidas refrescantes personalizados, el tipo de planta Jardín Vertical con latas de cocacola @design1o1. Rosa Montesa. Reciclado Creativo.sería cactus (soy consciente de que otras plantas no serán tan longevas, aunque haya algunas), que crezca con el tiempo inorgánicamente (queda espacio, cadenas y cactús). Mira la foto, si te has visto personalizado en alguna de las plantas, te hago unas preguntas:  ¿vendrás a regar tu planta? ¿me ayudarás a mantener la vida?, ¿Quieres que crezca contigo? Y si no estás todavía, ¿a qué esperas para traer tu recipiente?

A continuación, estas son las reflexiones del ejercicio: Nos dieron unos pasos a seguir, cada día uno diferente. El primer paso era planear el pequeño jardín. Investigar, documentar, tomar decisiones y hacer una lista. Debido a mis anteriores fracasos con la jardinería, tenía alguna decisión tomada. Mi anterior jardín vertical duró un par de meses. Esta vez el jardín tendrá que crecer de otro modo. La vida no tendrá que ser solamente orgánica. El segundo paso: encontrar y preparar todos los materiales. El siguiente paso sería prototipar el jardín. Al día siguiente, contruirlo. Y el sábado comprobar que todo funciona bien. Y el domingo, “como Dios”: plantar las semillas, relajarse y disfrutar.

Las cosas aprendidas durante la semana en la que realicé el ejercicio son varias.

  • En primer lugar, organizarme (o ser organizada por los profesores ) . Entrar en mi propio proceso de documentación personal.
  • Hacer listados con las cosas de las que dispongo, las que voy a necesitar, lo que me falta.
  • Encontrar nuevas soluciones para resolver problemas.
  • Establecer un patrón generativo para mis procesos de diseño.
  • El diseño está muy relacionado con la configuración de las reglas para crear los propios diseños
  • La creación de un prototipo, tener una idea y transformarla en una historia real y tangible. Esa idea hay que pasarla al plano de lo que se puede tocar, usando materiales, objetos y cosas “de verdad”.

Al llegar al punto de estar satisfecha con mi prototipo, haber entendido todas las cosas que funcionan (y las que no) y sentirme segura con mi proyecto, entonces es el momento para seguir adelante y comenzar a construir. “Una sola planta debe ser como un pequeño jardín cuando se trata como una planta real. Un gran jardín, es similar a una planta cuando se trata como un jardín de verdad”. .

Jardín Vertical Cocacola  Rosa Jardín Vertical con latas de cocacola - Reciclado Creativo. Rosa Montesa Jardín Vertical con latas de cocacola - Reciclado Creativo. Rosa Montesa Jardín Vertical con latas de cocacola - Reciclado Creativo. Rosa Montesa

Estándar
Paella Valenciana Casera - Rosa Montesa
amistad, aprender, blog

No me gusta, no quiero, pero al final… ¡He de hacerlo! Si hay que hacer una paella casera o un turrón de chocolate, se hace y punto

Este post es un poco forzado. Suelo compartir muchas de las reflexiones de las cosas que aprendo. Esta vez me está costando mucho.

El curso @design1o1 es demasiado especial. Ya nos han pedido varias veces que cocinemos, mi problema es que yo no suelo hacerlo. En casa no soy yo la “cocinera”. Pasé de los ejercicios de clase durante la semana que teníamos que dedicarnos a la cocina. Me tomé un descanso que luego he pagado caro.

Paella Valenciana, Instrumentos Tools, Ingredientes - Ingredients -materiales La semana pasada nos pusieron “las peras al cuarto”, advirtieron que es necesario tener todos los ejercicios para acabar el curso. Luego me puse a repasar otra vez las instrucciones y los textos de las clases. La verdad es que tenían mucha razón. De algún modo, diseñar y cocinar tienen mucho en común. Tienes que saber para quien cocinas (y para quien creas un objeto), dispones de unas herramientas, tienes unas habilidades y con los ingredientes o materiales debes crear algo para que otro lo disfrute.

En ocasiones puedes ser creativo, hacer las cosas a tu manera. En otras, debes hacer lo que te piden.

Yo ya realizo bastantes ejercicios creativos “por mi cuenta”, así que este fin de semana me he tenido que poner las pilas.

Los primeros tres días teníamos que cocinar algo que nos gustase mucho (el primer día), repetirlo invitando a 3 amigos (segundo día), cocinar para alguien muy especial y crear un ambiente especial (tercer día).

Yo lo condensé todo en uno.

Uno de los platos que más me gusta es la paella, no éramos 3, éramos 23 y lo hicimos para celebrar el 87 cumpleaños de mi padre (una persona muy especial). Además, aproveché que estoy aprendiendo otras cosas sobre vídeos, y el resultado ha sido “Paella Casera Valenciana”.

El siguiente ejercicio era hacer una Torta Sacher, un modo de hacer algo “según te dicen”. Sobre el chocolate de la torta, debíamos “vestirla” con “gente pequeña” y compartir este “mundo ficticio” que habíamos puesto sobre la cubierta de chocolate. Debíamos crear un paisaje con personajes.

Me enfrentaba a dos problemas, no tenía los ingredientes, no podía ser creativa, así que busqué una receta con chocolate para “seguirla a rajatabla”, y crear un mundo ficticio. La receta la tomé de http://www.azucarconamor.com y el mundo ficticio lo creé con figuritas con las que ya no juega mi hijo, es decir “zombies”. Aunque mi mundo ficticio, en ocasiones pienso que está volando por el cielo.

 

mi exmundo ficticio - Rosa Montesa

 
Estándar
Shirt that tells something about me. @Design1o1
amistad, aprender, blog

¿Una camiseta que dice algo de mí?. Ejercicio #12 de @design1o1

Tengo suerte con este diario, le puedo contar lo que quiero y cuando me apetece. No tengo ningún tipo de presión. Tan pronto escribo a los amigos, te escribo a tí, o me escribo a mí misma. Este es el caso de este post.

En estos momentos sigo un curso titulado Design 101 (Design Basics), @design1o1, de Iversity, Algunos de mis amigos me preguntan qué es lo que voy aprendiendo, pues la verdad, este curso es muy raro. Aprendo cosas, pero estos profes son algo canallas a la hora de enseñarnos. No tengo problemas siguiendo el curso en la lengua de la Reina de Inglaterra, pero para hacer mis propias reflexiones, mejor en la lengua de Cervantes.

El ejercicio del viernes era un tanto especial. Nos pedían que hiciéramos una camiseta que dijera algo de nosotros, no por tener el nombre impreso, sino por el modo de hacerlo.

Estuve pensando lo que podía hacer. Comencé a hacer una lista de cosas a tener en cuenta para hacer los “deberes de clase”:

Con todos estos ingredientes, sabía que debía hacer algo con material reciclado y combinar los ingredientes anteriores.
@Kuombo #hacemospasta @design1o1 exercise #12. Rosa MontesaEse día me habían invitado a una fiesta, pensé que sería una buena fuente de inspiración. Estaba organizado por @Kuombo, el título era #hacemospasta. Todo era muy sugerente. Me encanta que cocinen otros para mí,  se trataba de pasta, y seguro que me encontraría con amigos como @echaleku, @jmegias, @kissyyy, E_Valero, @Maristela_Ruiz y@JesusGallent entre otros. Además, habría algún tipo de material para reciclar.

Pues estaba en lo cierto, nos regalaron un delantal a cada uno. Nada más ver la montaña de telas rojas, supe que ya había encontrado la materia prima para realizar el ejercicio. De vuelta a casa, pasé por casa de mi madre, cogí unos cuantos patrones, y me fui a casa a dormir (y a pensar).

Cuando me levanté, preparé todos los materiales, las herramientas, el reloj de cocina, volví a repasar el enunciado del ejercicio: “Hacer una camiseta que diga algo de ti”.

Algunos de los puntos ya estaban más que pensados. ¡La almohada da para mucho!. Era genial, la tela que utilizaría era roja, sería material reciclado, procedente de una fiesta de amigos. Lo que no tenía nada claro era el modo de contar a los “desconocidos” todo esto. No es que que vaya con el palmito puesto de “soy española”, personalmente creo que podría haber nacido en cualquier lugar, me siento ciudadana del mundo… Pero es un curso en inglés, y eso del idioma marca mucho! ¿Cómo explicar que hablo en castellano?

Me preguntaba si eso de los volantes sería demasiado folclórico, si me representaba. Pues sí que es folckórico, y sí que representa “estilo español” para los que desconocen mi país.

Ya estaba lista. La materia prima sería algo que otros desecharon. Las herramientas preparadas. En mi cabeza los posibles bocetos de una “blusa” con volantes.

Una hora exacta me costó hacer el ejercicio de la camiseta, pero he fallado. La edición del vídeo, las fotos y este post, han hecho que el tiempo se me haya escapado de las manos.

Según el ejercicio, debía aprender a conocer las conexiones entre las herramientas y yo misma a la hora de crear objetos. Esta vez debía poner todo el tamaño de mi cuerpo en la realización, así como las herramientas y los materiales.  Creo que sí lo he hecho,  con la distancia del tiempo,  volveré a releer este post y sabré si la respuesta es afirmativa o negativa.

¿Qué piensas? ¿Crees que he conseguido los objetivos del ejercicio?¿Me ves reflejada en la obra?¿Crees que quien no me conozca entenderá algo de mí?

Estándar
Rosa Montesa. Creativity Innovation and Change
aprender, blog, familia

Transgredir normas establecidas. Reflexiónes sobre Creatividad, Innovación y Cambio

Reflexión sobre el ejercicio “The Bold Acts of Defiance”, del curso Creativity, Innovation, and Change

Vuelvo a utilizar mi blog personal para compartir mis reflexiones de clase, de creatividad, y también muy personales.

Creí que con este ejercicio violaría una pequeña norma. No me dí cuenta de otra que estaba transgrediendo, mucho mayor, con más repercusión personal y de un modo involuntario.

No sé como traducir el nombre del ejercicio, tal vez sería algo así como “Actos Desafiantes”, pero no es una traducción muy correcta.

El motivo por el que nos propusieron el ejercicio  se debe a que la creatividad y la innovación, y el proceso innovativo en general,  en algunos aspectos, violan una norma cultural. rompen con el modo en el que las cosas se han hecho siempre. Producen una cierta ansiedad, y eso debería ser normal. Uno debería acostumbrarse a eso. Hay que entender que este ejercicio intenta buscar lo raro que se siente uno cuando se sale de las normas. Es sólo parte del  aprendizaje del proceso de la creatividad, la innovación y el cambio.

Hemos de esperar un rechazo hacia nuestra creatividad ya que se contradice con las creencias arraigadas,  que pueden parecer estar en contra de la naturaleza humana. Las expectativas que tenemos sobre nuestra creación pueden ser muy diferentes, la innovación se puede contradecir con lo que los demás esperan de nosotros, y de nuestras obras.

La “Acción Desafiante” que nos propusieron  era algo  complicada. Se trataba de violar una norma cultural. Yo pensé en hacer algo diferente, no lo consideré muy original ni tampoco muy creativo, pero se tratarìa de una pequeña transgresión. Me daba un poco de vergüenza hacer algo así, pero tenía que intentarlo. Se trataba de salir de casa caminando hacia atrás,  hasta llegar a una librería, comprar un libro y volver del mismo modo.

Cargada de valor, decidí comenzar el ejercicio, pero me dí cuenta de un gran problema. Si caminaba de espaldas, no podía ver la cara de las personas. No podría saber el efecto que producía en los demás esta transgresión. Así que le pedí a mi hija adolescente que grabara el ejercicio.

Realizando el ejercicio, mejoré la comprensión del proceso creativo, fue muy beneficioso para mi aprendizaje, me sentí muy comprometida mientras lo realizaba, fue difícil superar ese momento de vergüenza de ir haciendo una tontería por la calle, pero es un ejercicio que puede ser aplicable más allá del curso,

Aprendí bastantes cosas sobre mí misma, Imaginaba que la gente me miraría de un modo extraño, pero no fue así. Algunos me dedicaban una sonrisa de complicidad. Antes de comenzar, pensaba que me mirarían con cara de “mira a esa loca”, sin embargo no tuve esa sensación mientras lo hice. Las caras eran divertidas, solamente tuve la sensación de desaprobación con una persona. Estaba preparada para tropezar y caerme, pero tampoco sucedió.

Se estaba confirmando lo que me temía, mi transgresión, mi violación de una norma, no era nada extraordinaria. Buscaba la reacción de los demás, y está fue casi inexistente. Pero intentando romper una pequeña norma, rompí otra enorme. Hice cómplice a una adolescente, de una “aparente” locura de su madre. Para ella, colaborar conmigo era un acto de obediencia hacia mí, se sentía obligada a ayudar a su madre, pero se estaba muriendo de vergüenza al verme caminar así. Lo que para los demás no era nada, para ella estaba siendo una auténtica locura. Al final del recorrido, llegando a casa, nos cruzamos con algún conocido suyo. Hizo todo lo posible por disimular que estaba siendo cómplice de una locura de su madre,  me pidió por favor que dejase de hacer el tonto, Bajó la cámara, y deseó que la tierra se la hubiera tragado.

Al inicio del ejercicio, me planteé romper una pequeña norma. Pero resultó ser una transgresión enorme para mi hija. Ella tuvo más mérito que yo. Seguramente, su reflexión debería ser mucho más interesante que la mía.

TRANSGREDIR NORMAS ESTABLECIDAS. REFLEXIÓNES SOBRE CREATIVIDAD, INNOVACIÓN Y CAMBIO  Reflexión sobre el ejercicio “The Bold Acts of Defiance”, del curso Creativity, Innovation, and Change

Estándar