hacer algo de lo que no te jubilarías jamás Rosa Montesa
amistad, aprender, blog

Dicen que hay que dedicarse a algo de lo que jamás te jubilarías…

¿Es posible dedicarse a algo de lo que jamás te jubilarías?

Me temo que la meta de la jubilación nunca debería ser tan importante como el camino. El  final del recorrido puede sorprendernos antes de lo esperado.

No sé lo que pensarás, pero yo intento recorrer el camino disfrutando al máximo de las cosas buenas que me ofrece la vida, y no quiero jubilarme de ninguna de ellas.

Es cierto que hay obligaciones de las que me jubilaría hoy mismo. Pero el tipo de sociedad en el que nos ha tocado vivir lo complica mucho. Hay que ganar dinero para vivir. Es un círculo vicioso. Más ganas, más necesitas. Alimentas esta situación con más trabajo, para ganar más dinero, que desaparece con la misma rapidez que lo consigues.

Se supone que la jubilación llega cuando dejas de alimentar esa situación a base de trabajo que no te hace feliz, y entonces puedes vivir el círculo sin ese desagradable esfuerzo. Si eso es así, imagino que estos expertos que nos aconsejan que nos dediquemos a hacer lo que nos gusta, tendrán en cuenta que debe reportarnos beneficios Rosa Montesa, vista por Marpara poder pagar las facturas ¿no?

Me gustaría ver a través de un agujerito a esos que lo predican a pleno pulmón. Decirlo tanto es un indicativo de la necesidad que ellos tienen para reforzar la afirmación. Cuando alguien llega a ese maravilloso punto, no necesita gritarlo. Sus ojos lo dicen todo.

Direcciones, sentidos, destino. Rosa Montesa. Flechas en el caminoYo lo estoy intentando, y he de decirte que la tarea no me está resultando  nada sencilla. La parte visible es muy bonita, empiezas a ver algunos brotes, pero lo que no se ve es muy duro. Me faltan horas, todavía no me reporta beneficios, y he de abandonar otras obligaciones para poder conseguir este objetivo. Me encuentro en situaciones en las que no sé la dirección que debería tomar, en momentos de soledad difíciles de compartir, horas y horas aprendiendo a hacer cosas que otros saben hacer de un modo casi innato.

Cuando tienes casi medio siglo, y decides dar un giro a tu vida, tienes lecciones aprendidas, pero también muchos vicios adquiridos y una inmensidad de cosas que aprender.

Entonces me gustaría tirar la toalla, la vida son dos días y hay que disfrutarlos. No merece la pena sufrir, es mejor continuar y tirar hacia delante con un trabajo sencillo del que querré jubilarme. Pero vuelvo a reflexionar, me digo a mí misma  que el esfuerzo y la constancia son necesarios para llegar a la meta.

Me quedan unos cuantos años para poder decir que me dedico, y me he dedicado,  a algo de lo que jamás me jubilaría. Por el momento solo puedo decir que no me jubilaré jamás de las cosas buenas de la vida. Y que ojalá mi trabajo fuera la dedicación de la que no me jubilaría jamás…

¿Y tú?

¿Te dedicas a algo de lo que jamás te jubilarías?

Si la respuesta es afirmativa: ¡Muchas felicidades! Cuéntame cómo lo has conseguido.

Si la respuesta es negativa: Tranquilo, no estás solo. Somos mayoría

 

cropped-pasos-en-la-arena1.jpg

Love what you do

Love what you do

 

Direcciones. hacia dónde ir. Sentidos. Rosa Montesa

 

 

 

 

Estándar
Felicidades Rosa has hecho tu primera venta estás vendiendo con Etsy. The Reuse Factory
amistad, aprender, blog

Cuando no buscas algo, entonces viene solo… ¡Gracias Alison! ¡Gracias Etsy!

Las cosas suceden caprichosamente. Cuando no las buscas, aparecen… Cuando no paras de buscarlas, no las encuentras. ¡Como las llaves del coche!

Llevo una semana de sorpresa en sorpresa. Cada día me ha traído una. Me gustaría compartir todas, eso hincharía mi ego y me pondría como el muñeco de Michelín. Pero me temo que ese sentimiento tonto de orgullo, no lleva a ningún sitio. Salvo a pegarse un buen golpe contra un muro.

No digo que no me importen los titulitos, ni los premios, ni la gente que me mira, etc… En el fondo, me hace sentirme bien. No lo puedo evitar. Pero todas estas cosas son humo y paja.

Hay otras sorpresas que sí merecen ser compartidas. Que no son volátiles. Son reales.

Estoy en una fase de aprendizaje, me he propuesto CREAR objetos. Es algo que ha estado siempre dentro de mí y ahora quiero sacar a flote.  No tengo nada claro que quiera dedicarme a vender objetos realizados a mano, Disfruto del momento creativo, esa parte “anestesiada” durante muchos años,  está despertando, debo estudiar el modo en el que quiero que mi pasión deje de ser un hobby. Hasta hace unos meses, lo aprendido se quedaba en mi mochila, no lo compartía, y los objetos los regalaba o se quedaban en la familia. Ahora grabo el proceso de creación y lo subo a YouTube, hago fotos, redacto algún texto para el blog y comparto en algunas redes sociales (Twitter, Facebook, Pinterest y algunas más)

Aún sabiendo que no quiero ofrecer objetos, sino talento creativo, debo aprender todo lo que pueda. Dentro de los muchos ejercicios y entrenamientos que debo hacer, decidí montar una pequeña tienda online en Etsy: The Reuse Factory, de ese modo, al mismo tiempo que compartía las cosas que hacía, podría  experimentar la sensación de que alguna persona en el mundo pagase por un objeto creado por mí.

Hace un par de días me llegó la primera venta, ¡desde Australia!. Maravillosa sorpresa que ha llegado sin buscarla.

Esto hay que celebrarlo. Una persona que ha buceado por internet, ha escaneado “mis cosas”,  ha sacado su tarjeta de crédito y ha comprado un objeto. Aunque no es lo que estoy buscando, me ha gustado muchísimo que exista Alison en el mundo .

¡Gracias Alison!

¡Esta va por tí!

Pendientes y collares realizados con filtros de cápsulas de café Dolce Gusto. Rosa Montesa

Estándar