cinco razones. rosa montesa
amistad, aprender, blog

5 motivos por los que no deberíamos esperar nada de los demás.

Mi reflexión tiene que ver con sensaciones opuestas. El título no es justo con mi entorno. Por un lado, siempre hay personas de las que recibo mucho más de lo que les podré devolver en varias vidas.  Pero como los humanos siempre nos acordarnos de lo negativo, estas son mis sensaciones, y mis cinco motivos por los que es mejor no esperar demasiado de los demás.

  • Los demás nunca harán las cosas como uno mismo, por ese motivo, no esperes tus resultados. Espera el resultado de los demás.
  • Si crees que pueden decepcionarte, seguramente lo harán.
  • Es necesario explicar con pelos y señales lo que esperas de ellos. Lo malo es que en muchas ocasiones,  cuesta más explicar las cosas, que hacerlas.
  • Si se trata de una persona desconocida, esperas poder conocerla por sus resultados. Mal hecho, primero debes conocer a la persona, entonces podrás intuir los posibles resultados
  • Hasta los aparentemente perfectos, aquellos que están en un pedestal, son seres humanos. Nadie se merece estar más alto que otro. No esperes que por la reputación de una persona, sus resultados sean excelentes.

Seguro que hay muchos más motivos.

¿Cuál es el tuyo?

cinco razones. rosa montesa

cinco razones

Estándar
echa un cable y sonríe
amistad, aprender, blog

Echa un cable a los demás y sonríe

¿Alguna vez has intentado saludar a todo el mundo?

Puede ser que te miren de un modo extraño, que piensen que estás loco, que no sepan de qué te conocen….

Si no te atreves a hacer eso, ¿qué tal si dedicas una sonrisa a quienes crucen la mirada contigo?

¡Pruébalo! Ya verás, somos como espejos. Lo normal es que te devuelvan lo que das.

Si eso te ha ido bien, da un paso más. Piensa en ayudar a los demás.

Si vas a un bar, intenta ponerte en la piel del camarero, piensa en el modo en el que te gustaría que te pidieran el café, y hazlo así.

Cuando vayas a pagar en el supermercado, dile hola a la cajera, dedícale una sonrisa, dale las gracias cuando te dé las vueltas, y cuando termines, deséale que tenga un buen día.

Si recibes la típica llamada intentando venderte algo, en lugar de ponerte a la defensiva, ponte en su piel, imagina que podrías ser tú la persona que hiciera ese trabajo. Intenta contestar como te gustaría que lo hicieran contigo. Yo lo hago mal casi siempre. Cuándo lo intento, se comportan como robots. Pero prometo que la próxima vez intentaré decirle “me pongo en tu piel, sé que debes hacer esta llamada, pero lo siento de verdad, no voy a comprar nada, ni puedo dedicarte más de dos minutos. Espero que la próxima vez tengas más suerte”

Bueno, si no eres capaz de llegar a esto, simplemente SONRÍE a los que te rodean, ya verás como muchos te devolverán la sonrisa.

Ya me contarás.

Echa un cable y sonrie

Echa un cable y sonrie

Estándar
aprender, blog

A pesar de ustedes…

cropped-pasos-en-la-arena1.jpg

Sea como sea el momento que estamos viviendo, este es el que me ha tocado vivir. Mi vida es única e irrepetible. Me molesta cuando me sorprendo indignada. Cuando maldigo a los sinvergüenzas,  incompetentes y ladrones que nos gobiernan, y que nos han gobernado. No me queda más remedio que consentir que hipotequen mi futuro, y el de mis hijos. Soy más pobre hoy que hace unos años, lo incomprensible es que soy una persona normal, que he trabajado para conseguir lo que tengo, que no he hecho nada para merecerme lo que está sucediendo en la sociedad, y en nuestras vidas.  Y a pesar de todo, intento ser feliz. No soy ninguna excepción, en mi entorno, casi todos estamos en la misma situación. 

Lo que no puedo consentir es que estos señores también me roben la salud y mis sentimientos. Haciendo que mi estado anímico sea negativo,  consiguen que sea más infeliz cuando me acuerdo de ellos. Quiero que sepan que, aunque no les tenga ningún aprecio, prefiero que mis sentimientos no se contaminen por su culpa. Conmigo, todavía no han conseguido descompensar la balanza. Y espero que no lo consigan nunca.

Solo tengo una vida, y cada minuto que dedico a odiarles, es un minuto que me roban para amar a otras personas. El problema es que no puedo ignorarles. Están consiguiendo acabar con nuestra economía, con la sociedad y con la vida de muchos de mis semejantes. El tiempo no vuelve. El día vivido hoy, no volverá a existir. Tengo demasiados proyectos en la vida, muchas personas que querer, muchos amigos por hacer, muchos a quienes apoyar, hay tanto por hacer, tanto por amar y tanto por vivir…

Parece mentira que no les dé vergüenza que siendo tan poquitos, puedan ser los responsables de hacer tanto daño. Todavía no entiendo cómo se lo hemos consentido. Nosotros somos mayoría ¿no?.

La Ley de Murphy es aplicable siempre. Desgraciadamente, ha habido peores gobernantes que ustedes, no me atrevo ni a nombrarlos. Todavía están a tiempo. Lo mejor que podrían hacer por ustedes,  por nosotros, y por el futuro de nuestros hijos, es reconocer sus errores, intentar resolver los problemas que nos han creado, devolver lo que es nuestro, y no consentir que el odio se instale en nuestra sociedad para no irse nunca.

No se olviden, a pesar de ustedes, esta es la mejor vida que vamos a vivir…

cropped-aprender-es-un-precioso-camino-que-no-acaba-nunca-culture-is-people.jpg

Estándar