Butterfly and Chrysalises by Julia Folsom
aprender, blog

Las personas no somos objetos de usar y tirar

Nuestra sociedad ha evolucionado y se ha transformado, Hemos desarrollado un consumismo absurdo y descontrolado. Mientras se ha tratado de objetos, hemos actuado como si fuéramos ciegos y sordos, no hemos querido admitir nuestra estupidez. Esta manera de ver la utilidad de los objetos se ha contagiado al modo de ver la vida de las personas.

Algunos hablan de burbujas que están estallando. Lo de la burbuja inmobiliaria es solamente una de tantas.

Los creadores de estas burbujas, cada vez pueden sacar menos de nosotros, estamos escurridos, parecemos mojamas. Ya no les interesamos, Prefieren ir a zonas “emergentes”, es decir, lugares donde haya personas a las todavía les quede algo que pueda ser exprimido. Solamente se busca un beneficio económico, nosotros no les interesamos.  El dinero se acaba, pero las personas no (por fortuna). Entonces, me pregunto ¿Qué sucederá cuando ya no tengan nada que sacar? ¿donde irán?,¿volverán?¿buscarán en otros planetas?

Me impactó el reportaje Comprar, tirar, comprar sobre la Obsolescencia Programada. La absurda vida de los objetos, la necesidad de tirarlos para que compremos otros. Nos hacen consumir por consumir. Nos toman el pelo. Nos dan un trabajo miserable, por el que nos pagan lo mínimo posible, para que gastemos lo máximo que podamos. Y si no tenemos dinero, nos lo prestan y ganan también con los intereses. se unen al poder para chuparnos la sangre a base de impuestos que, en teoría, deberían invertir en nuestra sociedad, pero que se quedan en los bolsillos especuladores de los recaudadores.

Ahora, después de haber caído en sus trampas durante tantos años con los objetos y productos de consumo, después de haber jugado su partida, nos ha tocado el turno a las personas. Nos tratan como sus objetos de usar y tirar, y ahora andan buscando otros ingenuos que les llenen los bolsillos.

Tenemos lo que nos merecemos, como dice Jorge Drexler en su canción Todo se transforma:

“Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma”

Hemos dado tan poco a la naturaleza, a la sociedad y a las personas, que ahora estamos recibiendo lo que nos merecemos. Nada es más simple.

A las personas no nos pueden tirar, nos proporcionan contenedores para reciclar cartón, vidrio y basura. Pero las personas no tenemos ningún lugar para “reciclarnos”, para “transformarnos”.

Jorge fue muy sabio con esta letra, me encantaría saber si cree que esto se puede aplicar a lo que nos está sucediendo.

Solamente puedo decir que me produce vértigo saber en lo que nos estamos convirtiendo, nos estamos transformando en miseria.

Por cada Euro que doy, no recibo nada. Por castigo divino,  el 21%  lo quitan de la circulación, otro tanto se va en gastos,  al final, por cada Euro que doy no puedo esperar recibir nada más que unos miserables centimitos.

Las normas han cambiado, Es muy simple, ya no queda casi nada. Ya no se recibe lo que se da, es imposible. Todo se pierde o se tira. Y lo que se transforma, se convierte en porquería.

Tendremos que esforzarnos en conseguir que lo que dice Jorge vuelva a ser cierto.  Que fluya lo que damos, que vuelva a nosotros, que no perdamos ni tiremos nada, y que sepamos transformarnos en algo mejor, No me resisto a rendirme…

Butterfly and Chrysalises by Julia Folsom

Butterfly and Chrysalises by Julia Folsom

Anuncios
Estándar
acierta, aunque sea tarde, caro y lento.
aprender, blog, empresa

¡No me voy de vacaciones, voy a trabajar en lo que más me gusta!

Intentaré acertar, aunque sea tarde, caro y lento

Primer día de agosto,  y no me voy de vacaciones. Voy a seguir trabajando en lo que más me gusta.

He necesitado distanciarme de algunas cosas, como escribir en este diario, para poder reflexionar,  y para tomar decisiones.

Durante un año dediqué mucha ilusión, esfuerzo y tiempo a trabajar en un proyecto extraordinario. Hace un par de meses tiré la toalla. Una decisión muy dura, y más si se tiene en cuenta que todavía creo en el proyecto,  y que difícilmente volveré a encontrar un socio  que confié en mí como el que he tenido. Un sentimiento amargo de decepción y derrota me ha arrastrado durante algunas semanas,  Pero es mejor una retirada a tiempo que una derrota. Me estaba dedicando a algo que no me hacía feliz y que no era lo mío.

Estas semanas he reflexionado mucho sobre mi trabajo, mi tiempo, mis pasiones, sobre decepciones y alegrías, sobre el futuro, uf demasiadas cosas!….

Hay algunos objetivos que no debo olvidar jamás:

  • He de trabajar en algo que me apasioneIntentando tomar el camino lógico
  • Nunca he de dejar de aprender
  • Conseguir que los demás conozcan mis habilidades
  • El movimiento debe ser constante, no debo parar
  • La colaboración es imprescindible, pero mejor no volver a tener socios
  • He de ser un ejemplo para mis hijos
  • Es imprescindible disfrutar
  • Solo tengo una vida, y he de conseguir que sea la mejor que pueda vivir.

Con todos estos ingredientes estoy cocinando algo que daré a probar a los demás cuando esté preparada. Se trata de lo que me ha movido desde siempre. De hecho, los que realmente me conocen, no se extrañarán en absoluto. Pienso dedicar tiempo, pasión y todo lo aprendido durante toda mi vida. Esta vez intentaré no decepcionar.

Durante muchos años, no me ha sido fácil compartir ideas y proyectos, tenía la sensación de no ser comprendida por los demás. Sin embargo, en esta ocasión, comprenden a la perfección lo que les cuento, no sé si es por la pasión que pongo cuando les cuento mis objetivos, o tal vez sea por querer implicarles en el proyecto. No lo sé. Saben que lo que me he propuesto es algo que me apasiona, dudan que me salga mal, y si no tengo éxito, saben que disfrutaré haciendo una de las cosas que más me gusta. Ahora SI ME COMPRENDEN, no paran de darme ideas, de pedirme en qué me pueden ayudar, quieren ver lo que voy haciendo.

Después de explicarle a mi madre lo que estoy tramando, me dijo:

“Nena, tú estudiaste para eso. Nunca has dejado de hacer esto que dices. Adelante”

Fue sorprendente, la verdad es que era el empujón que me faltaba. Pero como tenemos la necesidad de trabajar para pagar las facturas, no puedo hacerlo mientras “trabajo”, así que este proyecto no he podido comenzarlo antes. Me propuse comenzar el 15 de julio, y así ha sido. Llevo solo 15 días y creo que voy por buen camino.

Me lo estoy pasando muy bien, y reconozco que es lo que he hecho durante casi todas las vacaciones de mi vida.

Espero que el mes de agosto se comporte bien conmigo y me permita adelantar mi proyecto.

Mientras tanto, seguiré madrugando para tener más horas al día para disfrutar!!!

¡Felices vacaciones para el que las tenga!

Estándar