estoy en blanco

Anuncios
aprender, blog

Lo cuentas en el blog, lo twiteas, lo cuelgas en el muro de Facebook, lo compartes en Linkedin, que no se te olvide Google+ y Pinterest… bla, bla, bla…

Imagen
amistad, aprender, blog

¿Hay alguien ahí?

¿Habrá alguien interesado en lo que escribo?

¡¡¡Holaaaa!!!! ¿Hay alguien ahí?

Foto personal, mi sombra gritando al viento

Ya conocía virtualmente a Carlos Bravo, leía los artículos diarios que escribe en su blog: Marketing de Guerrilla. Ha estado varias ocasiones impartiendo su curso para bloggers en CoworkingValencia, el lugar dónde trabajo. La última vez que estuvo en Valencia, me colé en el curso. Por su culpa, o gracias a él, tomé la decisión de comenzar a escribir este blog. Así que, cada día me acuerdo de Carlos dos veces (como mínimo). La primera, cuando me pongo cara a la pantalla para escribir, la segunda, cuando recibo su email con el post diario de Marketing de Guerrilla.

Escribo este blog como si fuera una especie de diario personal (tal vez demasiado), Durante el curso, Carlos nos comentó que las estadísticas no deberían importarnos a los novatos. Así que me propuse no mirar ningún dato. Mis retos son: compartir mis experiencias personales, escribir cada día, entrenarme… y poco más.

El otro día, él contaba en un post, como llegó a las 1000 visitas diarías, luego a 2000, ahora rondan las 10000. Es normal, escribe sobre cosas interesantes.  Lo mío es bastante más íntimo, de andar por casa. Es difícil que, más allá de los amigos, alguien esté interesado en mi vida…

Lo siento Carlos, soy una mala alumna. No he podido reprimirme. Este fin de semana la tentación fue demasiado grande. No pude resistirme. ¡Las he visto!, no debería haberlo hecho. Es como el chocolate, una vez empiezas, ya has metido la pata. No puedes dejarlo.

Mientras escribo mi post número 20, ya he superado las 1000 visitas al blog desde que comencé. Para Carlos, esto no es nada, para mí es una pasada.

Recibir vuestras visitas, es un regalo para mí.

Un abrazo a todos los que me dais ánimos (y a los que, sin decir nada, entráis en mi vida sin saberlo)

Estándar