botellas de plástico gotas de solidaridad Solán de Cabras
amistad, blog, familia, recicladocreativo

Reciclando Gotas de Solidaridad

¿Qué es “Gotas de Solidaridad?

#gotasdesolidaridad es una iniciativa de Solán de Cabras con la que se quiere ayudar en la lucha contra el cáncer de mama, destinando los beneficios de la campaña al programa de Atención Psicológica de la Asociación Española Contra el Cáncer. Casi 2 millones y medio de botellas cambiarán el color azul por el rosa, para demostrar  solidaridad con las personas afectadas por esta enfermedad.

A través de esta campaña, los usuarios podemos lanzar mensajes de ánimo y apoyo, creando una corriente solidaria con el hashtag #gotasdesolidaridad.

Ya he dejado mis mensajes de ánimo y apoyo. Estoy convenciendo a las personas de mi entorno para que compren “en rosa”, y dejen también ellos su mensaje, a cambio les pido que me guarden las botellas, y crearé un objeto personalizado para quien lo haga.

He empezado a replicar algunos de los proyectos que hice hace algún tiempo con las botellas azules en Reciclado Creativo

Para comenzar ya he hecho las cajas que contendrán algunas joyas.botellas de plástico gotas de solidaridad Solán de Cabras

Sería imposible crear objetos nuevos para todos, así que he decidido compartir mis ideas y servir de inspiración, para que haya muchas personas que se animen a reciclar estas preciosas botellas.

Siempre he pensado que me explico mejor haciendo que hablando, y el mensaje que me gustaría dejar es que cuando otros ya descartan estas botellas, y creen que es el fin, para mí comienza algo nuevo y mejor. Con un poco de trabajo y esfuerzo, es posible conseguir dar otra nueva vida, y muchas veces, incluso puede llegar a ser más bella.

 

botellas de plástico gotas de solidaridad Solán de Cabras

Anuncios
Estándar
10 consejos básicos para reducir la huella ecológica y proteger el Planeta
aprender, blog

Los 10 consejos básicos para proteger el planeta y reducir la huella ecológica

Los 10 consejos básicos para proteger el planeta y reducir la huella ecológica

Nuestra huella ecológica, la cantidad de recursos que necesitamos los habitantes para abastecernos, crece de un modo imparable, junto con el aumento de la población y el desarrollo económico.

Se estima que para el 2030 harán falta dos planetas para cubrir las necesidades de la población mundial.

El futuro del planeta depende cada vez más de nuestra actividad como ciudadanos, y del cambio de nuestros hábitos de consumo.

CONSEJOS BÁSICOS PARA REDUCIR LA HUELLA ECOLÓGICA Y PROTEGER EL PLANETA1 Toma conciencia  Mentalízate, toda acción que realices tiene un impacto y dejará huella

2 ¿Realmente lo necesitas? Antes de comprar, considera si realmente lo necesitas y si tienes otras alternativas.

3 Maximiza la vida de los objetos Dale la máxima vida a los objetos, repara lo que se estropee antes de tirarlo

4 Muévete, camina, pedalea  Es bueno para ti, es bueno para el medio ambiente, y si no puedes, utiliza el transporte público

5 Comparte, intercambia  Comparte todo lo que puedas, el coche, la ropa, los muebles, las herramientas. Intercambia lo que ya no vayas a utilizar. Lo que crees que ya no es útil para ti, lo puede ser para otros.

6 Reduce residuos  Opta por envases grandes, con pocos envoltorios

7 Reutiliza lo que puedas  Si algún objeto ya no puede ser útil para el fin para el que fue creado, sé creativo, intenta buscar una segunda oportunidad, y si no eres capaz, recicla. Deposítalo en los lugares apropiados, otros lo harán por ti

8 Ahorra energía  Utiliza aparatos y bombillas de bajo consumo. Evita dejar aparatos en Stand by o los cargadores enchufados. Vive al ritmo de la naturaleza. Utiliza sus mismos recursos, aprovecha las horas de luz natural.

9 Ahorra agua  No despilfarres el agua, es un bien valioso. Utiliza la necesaria.

10 Conecta con otras personas  Entra en contacto con personas concienciadas como tú. La tecnología nos lo pone fácil. Es un modo de estar al día, compartir y colaborar de un más modo eficiente

http://www.recicladocreativo.com/
10 Consejos básicos para reducir la huella ecológica y proteger el planeta
1 Toma conciencia
Mentalízate, toda acción que realices tiene un impacto y dejará huella
2 ¿Realmente lo necesitas?
Antes de comprar, considera si realmente lo necesitas y si tienes otras alternativas.
3 Maximiza la vida de los objetos
Dale la máxima vida a los objetos, repara lo que se estropee antes de tirarlo
4 Muévete, camina, pedalea
Es bueno para ti, es bueno para el medio ambiente, y si no puedes, utiliza el transporte público
5 Comparte, intercambia
Comparte todo lo que puedas, el coche, la ropa, los muebles, las herramientas. Intercambia lo que ya no vayas a utilizar. Lo que crees que ya no es útil para ti, lo puede ser para otros.
6 Reduce residuos
Opta por envases grandes, con pocos envoltorios
7 Reutiliza lo que puedas
Si algún objeto ya no puede ser útil para el fin para el que fue creado, sé creativo, intenta buscar una segunda oportunidad, y si no eres capaz, recicla. Deposítalo en los lugares apropiados, otros lo harán por ti
8 Ahorra energía
Utiliza aparatos y bombillas de bajo consumo. Evita dejar aparatos en Stand by o los cargadores enchufados. Vive al ritmo de la naturaleza. Utiliza sus mismos recursos, aprovecha las horas de luz natural.
9 Ahorra agua
No despilfarres el agua, es un bien valioso. Utiliza la necesaria.
10 Conecta con personas
Entra en contacto con personas concienciadas como tú. La tecnología nos lo pone fácil. Es un modo de estar al día, compartir y colaborar de un más modo eficiente.

Nuestra huella ecológica, la cantidad de recursos que necesitamos los habitantes para abastecernos, crece de un modo imparable, junto con el aumento de la población y el desarrollo económico.
Se estima que para el 2030 harán falta dos planetas para cubrir las necesidades de la población mundial.
El futuro del planeta depende cada vez más de nuestra actividad como ciudadanos, y del cambio de nuestros hábitos de consumo

Consejos y reflexiones tomadas después de ver el programa Redes de TVE.
“Ciudadanos en red 30 jun 2013
…el programa… analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis….”

10 consejos básicos para reducir la huella ecológica y proteger el Planeta

Estándar
Mi zona de confort, qué tontería
amistad, aprender, blog, familia

¿Qué tontería es eso de salir de la zona de confort?

Nos venden las maravillas de salir de nuestra zona de confort, y encontrar esa “zona mágica”. Los gurús, los expertos, los consultores, millones de vídeos en YouTube, y por supuesto, los bancos y las empresas que quieren que nos arriesguemos por ellos.

Pero ¿qué tontería es esa? Si puedes desarrollarte en una zona segura ¿qué sentido tiene arriesgar?. No soy la única en el mundo que lo piensa, el otro día lo decía mi amigo Sebastian, y me reconfortó muchísimo. Por fin, alguien se atrevía a decir públicamente lo que yo pensaba: que en nuestra zona de confort se puede disfrutar muchísimo, tenemos mucho por hacer,  y se puede mejorar, sin necesidad de hacer aquello que no te resulta cómodo.

¿Qué es la zona de confort?

En el vídeo “Te atreves a soñar” que hay enlazado más abajo, Zona de confort es:

“La zona en la que te encuentras cuando estás en un entorno que dominas, en esa zona las cosas te resultan conocidas (sean agradables o no…).  Nuestras habilidades, nuestros conocimientos, nuestras actitudes y nuestros comportamientos, también forman parte de nuestra zona de confort. Alrededor de la zona de confort, está la zona de aprendizaje, es aquella a la que sales para ampliar tu visión del mundo. Es la zona donde observar, experimentar, comparar, aprender.. hay personas a las que esto les apasiona, a otra les asusta. Más allá está la zona de pánico, o no experiencia. Dicen que esta zona es la zona mágica, la de los grandes retos…”

Me gusta este vídeo, y me atrevo a soñar, claro que sí. Pero mis sueños no pasan por correr riesgos, intento ir despacio y con paso seguro. Hasta incluso, disfruto de las cosas que no son agradables y suceden en mi zona de confort.

No tiene sentido sentirse inseguro,  es mucho mejor hacer las cosas que sabes hacer. No soy partidaria de quedarse estancado, pero tampoco es necesario lanzarse al vacio ¿no?.

Disfruto en la zona de aprendizaje, y después siempre vuelvo a mi zona de confort.

¿Qué hay de malo en no querer hacer cosas para las que no estás preparado?. Yo no deseo tirarme en paracaídas para aterrizar en un lugar que no es el mío y que desconozco. Y si alguna vez tuviera ganas de hacerlo, primero me prepararía tan fondo en mi zona de confort, entrenaría y estudiaría tanto el lugar al que quiero llegar, que seguramente lo haría llegar a mi zona de confort, tranquilamente y sin necesidad de arriesgar la vida, y lanzarme desde las alturas.

Es como  pedir un préstamo  para comprarse un castillo o un coche (que tampoco se puede mantener). Mejor aprender a vivir con lo que se tiene,  disfrutar con aquello que nos podemos permitir, y ser felices con las personas y las cosas que están en nuestra zona de confort. Ya se encargarán los bancos, las constructoras o los fabricantes de coches de convencernos de que nuestra vida será mágica si nos hipotecamos por ellos. Por desgracia, lo consiguen con muchos de nosotros.

Mi zona mágica es el lugar dónde no estoy estresada, dónde soy capaz de alcanzar mis objetivos poco a poco. Ir ampliando el territorio de las cosas conocidas, y volver siempre a mi lugar seguro y descansar.

Como dicen en el vídeo, yo me atrevo a soñar. No sé cómo será mi futuro, pero sí sé que no quiero sufrir por hacer cosas para las que no me he preparado o desconozco.

A los autores del vídeo les digo que “muchas gracias por el consejo”, lo he intentado, y no me ha gustado.

Me quedo con aquello que conozco,  con mi zona de confort, salgo de ella para entrar en la maravillosa zona de aprendizaje, pero dejo la zona de pánico, esa que llaman mágica,  para los aventureros.

Yo les esperaré tranquilamente en casa, cuando vengan,  ya me contarán cómo les ha ido en esa aventura…

Al final, casi todos ellos vuelven… Es el mejor lugar.

Mi zona de confort, qué tontería!!!

Estándar
cinco razones. rosa montesa
amistad, aprender, blog

5 motivos por los que no deberíamos esperar nada de los demás.

Mi reflexión tiene que ver con sensaciones opuestas. El título no es justo con mi entorno. Por un lado, siempre hay personas de las que recibo mucho más de lo que les podré devolver en varias vidas.  Pero como los humanos siempre nos acordarnos de lo negativo, estas son mis sensaciones, y mis cinco motivos por los que es mejor no esperar demasiado de los demás.

  • Los demás nunca harán las cosas como uno mismo, por ese motivo, no esperes tus resultados. Espera el resultado de los demás.
  • Si crees que pueden decepcionarte, seguramente lo harán.
  • Es necesario explicar con pelos y señales lo que esperas de ellos. Lo malo es que en muchas ocasiones,  cuesta más explicar las cosas, que hacerlas.
  • Si se trata de una persona desconocida, esperas poder conocerla por sus resultados. Mal hecho, primero debes conocer a la persona, entonces podrás intuir los posibles resultados
  • Hasta los aparentemente perfectos, aquellos que están en un pedestal, son seres humanos. Nadie se merece estar más alto que otro. No esperes que por la reputación de una persona, sus resultados sean excelentes.

Seguro que hay muchos más motivos.

¿Cuál es el tuyo?

cinco razones. rosa montesa

cinco razones

Estándar
caminando con mi madre
aprender, blog

Caminando con ella…

caminando con mi madre

Mi madre y yo caminando

Caminar con ella es como caminar conmigo misma dentro de unos años.  

En ella me voy descubriendo a mí misma. Mi hija dice que somos clavadas. Sin embargo, mi abuela decía que no nos parecíamos. Abuelita ¡qué equivocada estabas! ojalá pudieras ver el parecido entre tu hija y yo, te sorprenderías.

Mi madre y yo nos vamos pareciendo, más y más, según pasa el tiempo, ¿a que sí mamá?. Pero esto no tiene que ver  con nuestro aspecto físico, es algo más.

Cuando era pequeña, pensaba que mi madre era la más pesada del mundo cuando hablaba de sus hijos. Pues yo he tomado el relevo. Ahora es mi hija la que piensa que soy la madre más pesada del mundo.

Somos seis hermanos, yo soy la única chica. Me molestaba cuando mi madre me hacía comentarios del tipo “déjalos estar, ellos no lo entienden”, “no vale la pena discutir con ellos”, etc. Me sentía discriminada. Yo tenía que entender cosas obvias y sentimientos, sin explicaciones. Cuando me decía: “ellos son chicos, tú eres una chica”, lograba desesperarme. pero ahora, con el paso de los años, entiendo tantas cosas. Mamá, tenías razón. Aunque eso no tiene nada que ver con el sexo, tiene que ver con la sensibilidad de las personas. Las mujeres, y las mamás, vemos el mundo desde una perspectiva diferente.  Mamá, ahora ya lo comprendo.

Si un hombre (o una mujer)  no ha desarrollado esa sensibilidad, no merece la pena explicarle nada, ni discutir. Sea tu hijo o tu hija, da igual.  Tenías razón, no vale la pena discutir, ni pedir que te quieran, ni que te den besos, ni que te cuiden, ni que estén a tu lado, ni que te ayuden, ni que te acompañen. Si quieren, ya lo harán. Peor para los que no lo hacen. Ya se arrepentirán cuando sea demasiado tarde. Y he de decir que tenías razón, con el tiempo, van aprendiendo la lección.

Cuando era pequeña, veía a mi madre como la más guapa de todas las mamás, la que tenía mejor tipo, los ojos más bonitos, la más estilosa… pero ella siempre recordaba tiempos mejores. Me consta que mi hija me ve igual, pero yo me empeño en recordar que hubo otros tiempos mejores. Mi madre es una mujer de más de 80 años guapísima, sus canas, sus arrugas, su estilo… es extraordinaria. Creo que no hay mujeres de su edad tan guapas, ni tan activas. Con una cabeza y unas manos envidiables. Es capaz de hacer lo que se proponga, sin embargo, no para de recordar cómo era hace años, cuando el físico y las energías eran otras. Mamá, yo hago lo mismo.

Eso es lo que tienen las madres y las hijas, no creo en las reencarnaciones. Pero hay un “algo” más importante que se transmite de generación en generación. Es un relevo, una especie traspaso de energías, experiencias y capacidades. El legado de mi madre se va infiltrando en la piel, yo intentaré que lo hereden mi hija y mi hijo. Pero para que eso suceda, es necesario el amor y  la convivencia. Es un aprendizaje que voy haciendo mientras camino junto a ella.

Mi madre ha dejado una huella genética en mí. Cuando camino con ella, me  sorprendo con las otras huellas que me va dejando en cada paso que damos juntas.

pisadas en la arena, caminando con mi madre

Estándar