aprender

Estoy algo nerviosa.

Es noche de Reyes, y me siento como cuando era pequeña… Pero con grandes diferencias.

Entonces no sabía quienes eran los Reyes Magos. Ahora sé más cosas. Para que existan, hace falta tener ilusión. Y también sé que los regalos no existen, te los tienes que ganar…

¡Felices Reyes!

cajas_de_regalo_con_botellas_de_plastico_recicladas_rosa_y_azul

Anuncios

¡Regalos que ilusionan!

Minientrada
Intentando tomar el camino lógico
aprender, blog

Plantear retos, alcanzar objetivos, cumplir deseos…

Después de organizar una agenda con las acciones necesarias para alcanzar unos objetivos precisos,

¿se cumplen tus deseos?

Rosa_Montesa (5)Me gustaría saber si lo estoy haciendo bien o mal, si me estoy equivocando. Saber si sigo el camino correcto. Y pienso en lo que decía Machado:

.. no hay camino, se hace camino al andar….

cropped-pasos-en-la-arena1.jpg

Para consolarme miro a mi alrededor. y me doy cuenta que todos somos felices en nuestra justa medida, pero nadie muere de éxito, ni es tan feliz como para comer perdices. La felicidad, alcanzar objetivos o cumplir deseos, no debería ser el final del cuento, sino el principio de todo.

El final es el final, punto. Después de eso ya no hay nada, todo se acabó. Así que, hay que seguir adelante, disfrutando de todo, lo bueno y lo malo, hasta que la fiesta termine.

No paro de hacer cosas para alcanzar objetivos, deseando que se cumplan mis deseos,  y tengo la sensación de no saber si voy por el buen camino.

Direcciones, sentidos, destino. Rosa Montesa. Flechas en el camino

Aprovecho este post para dar la enhorabuena a los expertos en consejos y clases magistrales sobre este tema, que conocen el camino como si lo hubieran recorrido mil veces. Les felicito por ponerse de ejemplo. Han cumplido sus objetivos, han alcanzado la meta.

¿Y ahora qué?

Pues eso, que aunque las cosas no sean como esperabas,  toca seguir trabajando, encontrar otro reto apasionante para alcanzar el próximo objetivo, como si fuera solamente un escalón más. Y si se cumple tu deseo,  alcanzas el objetivo y ya no subes más escalones, podría ser una pésima señal. Tal vez, podría decir que el viaje ha terminado.

Último vuelo de Alitalia VLCFCO

Felicidades a los que saben trabajar por un solo objetivo, alcanzan la meta y se sientan a comer, ellos solitos, una bandeja entera de perdices, espero que disfruten del festín como si fuera el último de su vida.

Sé que mi fiesta no terminará un día comiendo perdices, jamás he comido una, ni lo haré. Prefiero comer unos macarrones o un arrocito, en compañía de la familia y los amigos, todos los días de mi vida, hasta que la fiesta termine.

Si no sigo el calendario previsto, ni alcanzo los objetivos, ni se cumplen todos mis deseos, no comeré perdices, pero veré el amanecer todos los días…

Primer amanecer de 2014. Rosa Montesa

 

 

 

Estándar
El cielo, el mar y el plástico... Blue sea, blue sky, blue bottles. The sky, the sea and the plastics.
aprender, blog, recicladocreativo

Hola, me llamo Rosa y soy adicta

Lo reconozco, soy adicta. Ya he tirado la toalla, he asumido que soy incapaz de salir de este agujero que cada vez es más profundo. Además, esta adicción se ha unido peligrosamente a una de mis pasiones.

Bebo al levantarme, bebo con las comidas, es un placer beber a media tarde, bebo antes de acostarme, y a veces me levanto por la noche para pegar un buen trago.

No bebo alcohol, bebo agua, y beber agua no es una adicción. Beber agua es una necesidad fisiológica.

Mi adicción viene por la bebida, pero no es la bebida.

No más botellas No more bottles recicladocreativo

Me veo, y no me reconozco. Me escucho, y parece que hable otra persona. Es tan fácil opinar desde la distancia…

Cuando veo una botella de plástico, no veo basura. Veo un tesoro. Un objeto que tiene un gran potencial. Podría crear muchas cosas con ella. Entonces ya no me siento tan mal, y la compro. A veces por el contenedor, otras por el contenido. Pero el hecho es que acabo con una botella de plástico en mis manos.

Lámpara realizada con botellas de agua . Reciclado Creativo

Ahora cambiaría muchas cosas de mi discurso. Reconozco que al final me quedé floja. Debería haber sido más contundente.

Icebreaker. Toastmasters. Rosa Montesa

Este es el tema que escogí para mi charla. Genera un grave conflicto en mi interior. Ya he tirado la toalla. No hay nada que hacer. Soy una adicta al plástico, a los envases. Comienzo a tener una dependencia insana para mí, y mucho más insana todavía para el medio ambiente.

Me cuesta hablar en público, me pongo nerviosa. Tal vez podría haber hablado de otra cosa más interesante, que me tocase menos el hígado.

Se trata de una charla entre compañeros y amigos. En Toastmasters cada uno habla de lo que le apetece, y cuando le apetece. Lo bueno de asistir a estas sesiones es que aprendes a comunicar, a hablar en público con tus compañeros, y también de ellos. Al final, te regalan su feedback.

Toastmasters Valencia. Feedback

Gracias a Peter que me grabó el vídeo, me he dado cuenta de muchas cosas que podría haber cambiado. Tengo que mejorar muchísimo.

Me da vergüenza verme hablando en público, y todavía me siento más avergonzada cuando reconozco que soy incapaz de abandonar este consumo exagerado de plástico. Lo peor de todo es que disfruto ambas cosas.

Gracias a los compañeros de Toastmasters por el feedback, y gracias a los que después de haber visto el vídeo, me habéis regalado vuestra opinión.

I love Recycling

Lámparas con botellas de plástico

cajas de regalo con botellas de plástico. Reciclado Creativo
Reciclado Creativo fotos concurso Upcycling reciclaje

 

 

 

 

Estándar
No más botellas No more bottles recicladocreativo
aprender, blog, recicladocreativo

Tal vez, dentro de unos años, sienta vergüenza…

Si, lo reconozco, soy adicta. Dicen que el primer paso para resolver el problema de una adicción, es reconocerla.  Por eso comparto aquí este vicio, o enfermedad, o como se quiera llamar a este consumo irracional que me tiene tan enganchada.

No más botellas No more bottles recicladocreativo

Soy bebedora compulsiva de agua. Me gusta pegar grandes tragos, llenarme la boca, y notar su frescura al pasar por mi garganta. Mi cuerpo lo pide, y siento mono cuando me falta.

No más botellas No more bottles recicladocreativo

Mi afición al H2O es la razón por la que me he convertido en una adicta a las botellas de plástico. La mayor parte del agua que bebo está embotellada. En el supermercado miro las etiquetas de las botellas, intentando escoger el agua del manantial más exótico. Pero reconozco que, casi siempre, es la la forma de la botella o su color lo que me hace tomar la decisión.

Los bebedores de agua embotellada se conforman con tirar las botellas de plástico a los contenedores oportunos. No sienten ningún tipo de culpabilidad. Piensan que tirando las botellas al contenedor amarillo, el problema de este exagerado consumo está resuelto. En lugar de confesarse y rezar unas cuantas oraciones, se hace un peregrinaje al contenedor para enmendar el mal cometido. Yo no puedo, me siento culpable. Me duele tirarlas. Las guardo, y eso me está provocando otro problema. Tengo una especie de síndrome de Diógenes, almaceno las que más me gustan. Veo algo más que simples botellas, intuyo otros objetos. Es como si las botellas me dijeran que haga algo creativo con ellas, que les proporcione otra vida mejor.

Lámparas con botellas de plástico

Algunas ciudades de EEUU están tomando conciencia del despilfarro que supone beber dos tragos de una diminuta botella. En San Francisco ya se prohíbe el uso de estos envases. Tal vez, vivir en California podría ayudarme a frenar mi adicción, pero no está dentro de mis posibilidades económicas. En mi opinión, es muy razonable el posicionamiento de unas autoridades que se preocupan por la calidad del agua de las casas de sus ciudadanos, y que comprenden que un par de tragos no merecen un coste ecológico tan alto.

Aunque si he de ser honesta, me provoca ansiedad solamente pensar que no voy a poder ver botellas en las estanterías de los supermercados. Las botellas me inspiran, sé que puedo reciclar otros materiales, pero el plástico es especial para mí. Si en mi ciudad prohibieran el uso de botellas de plástico, mi síndrome de Diógenes aumentaría. Mejor si no lo pienso, mi corazón se altera. Entro en  conflicto entre el posicionamiento de las autoridades de San Francisco, los movimientos antibotellas de plástico,  y mi pasión por reciclar.

Algunos creen que, dentro de algunos años, las imágenes de personas bebiendo agua de minibotellines nos parecerá tan extraña como ver a una mujer embarazada fumando.

 

No más botellas No more bottles recicladocreativo

Si, tal vez sea posible. No nos estamos dando cuenta de lo ridículo que es tener una mesa llena de botellitas de agua, cuando con una jarra y unos vasos, cubriríamos nuestras necesidades, y no consumiríamos tanto plástico.

No más botellas No more bottles recicladocreativo

Ayer se estrenó una serie de televisión en la que aparecen personas como Flipy, Ana Morgade o Pepe Viyuela, ellos no lo saben, pero en mi casa son como de la familia. Al acabar el capítulo, mostraron imágenes de cómo se hizo la serie. No podía creer lo que vieron mis ojos, decenas de botellines en el centro de la mesa de trabajo. Rodaron en un pueblo, estoy segura que el agua de la fuente debía ser buenísima, pero bebían agua embotellada.

A ellos tres no les pediría que bebieran en botijo (que tampoco hubiera sido mala idea, pero entiendo que no todos saben beber del chorro), pero me gustaría preguntarles si eran conscientes del inmenso desperdicio que tenían en la mesa, si no se sienten responsables de malgastar tantos recursos de la naturaleza para pegar un par de tragos de una botella tan pequeña.

Por suerte o por desgracia, hechos como éste hacen que miles de personas crean que abusar de botellas de plástico es lo natural. Si ellos lo hacen, nosotros también. Total, luego nos damos un paseo hasta llegar al contenedor, y problema resuelto.

 

+

Estándar
Por las bragas de mi madre. Rosa Montesa
aprender, blog, familia, recicladocreativo

¡Por las bragas de mi madre! Reto conseguido

Esto de internet no lo entiende ni el padre que lo parió. A veces te retuerces investigando lo que puede interesar a las personas que te siguen, haces esfuerzos creativos inimaginables, utilizas materiales llamativos… Y los resultados no son los esperados.

Rosa Montesa, vista por Mar

Tengo un calendario previsto de proyectos de reciclado creativo listos para publicar y compartir, entonces aparece mi hija y me desmonta el programa. Vacía uno de mis cajones y empieza a sacar bañadores y bikinis. Se ríe viendo lo que se llevaba hace unos años, y me afirma que ella no se pondría esas prendas ni loca. Reconoce que le gustan los colores, los dibujos, pero ni la talla ni el estilo van con ella.

Bikinis

 ¿Cómo conseguir que mi hija se ponga mis bikinis?

Buenas noticias, esto suena a reto

Me cuesta tirar la ropa, creo que se le puede dar una segunda oportunidad. Pero reconozco que las prendas elásticas tienen una vida muy corta. Se estropean en el cajón. Si no las utilizas debes hacer algo pronto con ellas, o habrá que tirarlas . Y eso me llega al alma…

Soy afortunada, a mi hija le encanta utilizar mi vieja ropa. Además de ahorrar dinero, ella luce con orgullo lo que su madre llevaba hace muchos años. Pero con los bañadores, la cosa no es nada fácil.

Este iba a ser un buen reto. De algún modo conseguiría dar una segunda vida a mis bragas. Mi hija se las iba a poner

¡Por su madre que lo iba a conseguir!

mar melena

Después de dar muchas vueltas, surgió la idea. Sin coser, sin hacer nada especial. Solamente con una cinta o una cuerda podía convertir mis antiguas braguitas en divertidos tops. No sé cómo no se me había ocurrido hace años. Y lo más importante, a ella le pareció una idea estupenda. Se puso el top el sábado por la noche, y fue un éxito.

De bragas a top. Rosa Montesa

Reto conseguido

De bikini a top recicladocreativo

Me había divertido reutilizando, reciclando y obteniendo un buen resultado final. Además, había conseguido dar una segunda vida a unas prendas destinadas a no ser usadas nunca más.

La segunda parte de estos proyectos me cuesta mucho más, no es lo mío, pero necesito aprender el modo de mostrar al mundo que me divierte y me apasiona hacer estas cosas. Que estos retos creativos son lo mío. Es necesario aprender a  compartir mis proyectos.

No quiero ni recordar la pesadilla que ha sido grabar en un lugar poco habitual, tener que contar con mi hija (en la playa y en vacaciones) para poder mostrar cómo queda la prenda. Hacer fotos. Editar. Escribir el post. Y lo peor, subir un vídeo en un lugar donde la línea de internet va más lenta que una tortuga con muletas.

No me lo podía esperar. El resultado ha sido sorprendente. En menos de 24 horas el vídeo ya tiene más de 12.000 visitas, me ha proporcionado casi 200 nuevos seguidores en Facebook, me ha servido para experimentar con los vídeos en Instagram (por cierto, sin resultados llamativos).

Por las bragas de mi madre

Nunca habría podido imaginar que proponerme el reto de conseguir que mi hija se pusiera mis bragas, podría resultar interesante para tanta gente.

Ha sido un reto divertido, un proyecto sencillo, una ejecución simple, y

¡Por las bragas de mi madre!

Un éxito rápido de visitas

Quiero dar las gracias a las braguitas de mis viejos bikinis,  gracias a Mar por retarme y por permitirme que use  su preciosa imagen para mis fotos, gracias a los números por demostrarme que fallo muchas veces en mis previsiones, y muchas gracias a los que se interesan por mis locuras creativas

todo lo que necesitas es reciclar (19) (940x788)

 

 

Top con braguitas de bikini (2) (945x756)

 

Top con braguitas de bikini (4) (945x756)

 

Top con braguitas de bikini (1) (945x756)

 

Estándar
Dame la mano, llegaremos juntos
aprender, blog

¿Me permites que toque?

Hace solamente unos años hice un descubrimiento importantísimo sobre mí misma. Era algo que había intuido desde siempre, pero no sabía que tenía nombre, y mucho menos que es algo muy normal.

Si señores, lo reconozco, soy kinestésica

¿Qué pasa?

Yo aprendo y entiendo mejor por el tacto.

Manos de Ruben y Rosa - reciclado creativo-the reuse factory (2)

Lo tengo asumido, la sociedad me ha obligado a reprimirme. En el fondo de mí hay una maleducada que lo tocaría todo, y sin pedir permiso.

Siempre he envidiado a los listos de clase que se aprenden un texto de memoria, y luego son capaces de escribirlo o recitarlo al pie de la letra. Toda la vida he aprendido mejor cuando tocaba las cosas, forma parte de mi modo de comprender mejor. Nadie me ha enseñado a utilizar este sentido para aprender, es algo innato. Y jamás ha habido nadie que haya sido capaz de enseñarme un código para expresarme con mis propias manos.

Salvo que seas sordo, nadie entiende que necesites un código o idioma para comunicarte. Y salvo que seas ciego, nadie te permite que le toques un solo pelo de la cabeza.

A los adultos no se nos permite tocar, y mucho menos aprender y comprender tocando. Tocar y palpar está reservado para otro tipo de experiencias, todos reconocen que en privado disfrutan tocando, acariciando  y expresándose de otro modo. Presumen de ser auténticos cracks en la intimidad, pero si te atreves a tocarles la tela de la chaqueta que llevan puesta, se sienten amenazados por unas manos curiosas que solamente pretenden saber si la tela es tan suave como parece a simple vista.

mar melena

No digamos nada si se te ocurre acariciar la preciosa melena de una mujer. Pero si lo haces con su perro o con su gato, no resulta extraño. Reconozco que entre las dos opciones, me quedo con la primera, pero solamente me atrevo a hacerlo con la melena de mi hija. Desgraciadamente, ella empieza a ser una adulta y dice que soy una tocona.

Algunos podrían creer que eso de tocar podría ser sexo. Desde mi punto de vista,  los que piensan así deben ser kinestésicos reprimidos, que disfrutan tanto del placer de tocar, que creen que debe ser un pecado mortal.

No es necesario llegar al éxtasis para disfrutar de las pequeñas cosas que nos permite el sentido del tacto. Nadie en su sano juicio pensaría que es necesario explotar de placer para disfrutar de los sentidos de la vista o del oído. Puedes sentir el placer de la música sin llegar al orgasmo. Puedes sentarte en un museo, delante de una obra de arte y gozar, sin llegar a pegar gritos y gemidos de gusto. Aunque en ambos casos, se pueda llegar al éxtasis.

Yo me atrevo a decir que hay un modo de aprender, de comunicar y de disfrutar tocando, oliendo y saboreando, se trata de experiencias físicas y de contacto tan placenteras, que algunos las confunden con algo pecaminoso. Son placeres que deberíamos aprender a disfrutar de un modo menos remilgado y más natural.

Si hay personas que pueden ver con sus manos, y saben leer con las yemas de sus dedos. Y otras que pueden escuchar a los demás con los gestos de las manos. Yo también debería ser capaz de hablar con las mías, utilizando un código diferente. Para eso tengo que seguir aprendiendo, no fui educada para ello.

Mientras tanto, tendré que conformarme con mi canal de YouTube para contar algunas de las cosas que soy capaz de hacer.

Lo de escribir y hablar lo tendré que dejar para los afortunados seres visuales y auditivos, a quienes nuestro estupendo sistema educativo les ha tenido en cuenta desde bien pequeños para que aprendieran, comprendieran y se comunicasen con el resto del mundo.

Se supone que ellos son las personas de éxito de nuestra sociedad, que sacan buenas notas en el colegio, que aprueban difíciles oposiciones, que hacen maravillosos discursos… Lamentablemente, muchos de ellos son auténticos analfabetos en otros sentidos, o tal vez no. No los conozco en la intimidad, como su verborrea es tan buena, presumen de ser expertos cuando utilizan el sentido del tacto (o del olfato). Aunque hay que tener cuidado con ellos, y dudar de su don de la palabra. Si se te ocurre tocarles un solo pelo, o darles la mano o un abrazo, se sienten gravemente amenazados por tus inocentes, y curiosas manos.

¿Y tú?

¿Eres un kinestésico como yo?

¿O eres visual o auditivo?

 

 

Estándar
Taller Upcycling con botellas de plástico
aprender, blog, recicladocreativo

¡Despreciaron mi valioso tesoro!

Lo que para unos es basura, para otros es un tesoro…

¿Alguna vez alguien que ha despreciado algo que era muy valioso para ti? Eso es lo que me pasó en el último taller que tuve que impartir. Alguien tiró a la basura una caja llena de tesoros.

Diyhuntersday Recicladocreativo RosaMontesa

La basura que debería haberse convertido en valioso tesoro, desapareció.

Llevo más de un año y medio esforzándome por gritar al mundo que me apasiona reciclar y crear objetos, publicando mis creaciones con material reciclado en internet. Ahora comienzo a recoger los frutos del trabajo que he ido realizando, hay personas interesadas en mi trabajo, más allá del mundo online.

Me emocionó recibir una invitación para asistir a un evento en Madrid. Era una excelente oportunidad para salir de mi entorno, y que algunas de mis creaciones se apreciasen en un entorno no virtual.

Diyhuntersday recicladocreativo yodona

El  evento era DiyHuntersDay,  organizado por Handbox y la revista YoDona. Por la mañana una serie de charlas y mesas redondas de expertos del DIY, bloggers y empresas realmente interesantes. En una de las mesas, podría compartir charla sobre reciclaje, reciclado y upcycling con  Nieves de Ecoembes, Isabel de Signus y Javier de Yonolotiraria. Y por la tarde tendría la ocasión de hacer unos talleres en los que esperaba experimentar creatividad, diy y reciclado con algunos asistentes. Se me presentaba una jornada apasionante.

Diyhuntersday recicladocreativo

La mañana fue sobre ruedas. Luego llegó el turno del taller de Upcycling con botellas de plástico. El objetivo del taller no era tanto enseñar técnicas, como compartir mis sentimientos sobre el valor que tiene para mí lo que para otros es basura.  Para ello utilizaríamos las botellas, y conseguiríamos hacer con ellas objetos de deseo. Era genial. No veía el momento de comenzar.

Lo que para unos es basura, para otros es un tesoro

Llevé mi maletín de emergencia con herramientas, material básico y ejemplos de piezas realizadas con botellas de plástico (nunca se sabe lo que puede pasar cuando estás lejos de casa). Comenzaron a traer las cajas con las herramientas y parte del material, Leroy Merlin se ocupó de lo necesario para la ejecución, y Ecoembes se había encargado de hacer llegar la materia prima: botellas de plástico de colores verdes, azules, rojas y blancas.

Taller Upcycling con botellas de plástico - Ecoembes Leroy Merlin

Los asistentes hacían cola en la puerta. Anna y yo nos encargamos de poner todo sobre las mesas mientras esperábamos que nos trajeran las botellas de plástico. Ese precioso material que convertiríamos en bisutería, flores, cajas de regalo… Podría demostrar que con un poquito de creatividad, podríamos hacer magia. Los asistentes se llevarían a casa piezas que les recordasen lo más importante del taller: el valor de las botellas de plástico.

Las botellas no las traían. Yo preguntaba, nadie sabía lo que decir. Aseguraban que la caja con las botellas estaba la noche anterior. No aparecían por ningún sitio.  Mi tesoro estaba desaparecido. Lamentablemente, sucedió lo peor.  El turno de limpieza de la noche noche tiró a la basura la materia prima.

¿Y ahora qué? Tuve un momento de pánico, comencé a estudiar soluciones. No podríamos hacer todo lo que había previsto. Parece mentira que alguien las hubiera despreciado.

El taller era de “Upcycling con botellas de plástico“… sin las botellas

Taller Upcycling con botellas de plástico

El Upcycling es dar una segunda vida a los objetos que otros descartan. De un modo creativo íbamos a convertir las botellas de plástico en objetos de deseo, les daríamos más valor del que tenían antes de que otros las tirasen a la basura. Pero ahora ya no tenía esa basura. El objetivo principal del taller era conseguir concienciar a los asistentes del valor que pueden llegar a tener las botellas de plástico.

La persona del servicio de limpieza había demostrado, de la forma más práctica posible, que nuestra materia prima, nuestro precioso tesoro, era basura para ella. Tendríamos que haberla invitado al taller,  había conseguido demostrar el objetivo del taller antes de comenzar.

Disponíamos de poca materia prima, la suerte es que siempre hay botellas de agua de plástico en la basura.  Soy algo exagerada, tenía algo de material preparado, suelo trocear algunas botellas para almacenarlas. Las bases las puedo apilar. Con esa parte de las botellas se pueden hacer colgantes con forma de flor. En mi maletín había suficientes. Al final, todo salió bien. Los asistentes se fueron con alguna pieza, y hubo que sortear otras. Todos se quedaron con ganas de realizar en casa lo que habían visto en el taller con algunas de las muestras que llevé.

Taller Upcycling con botellas de plástico - Reciclado Creativo

Con una sola botella se pueden se pueden hacer colgantes, pendientes, pulseras y cajas de regalo.

cajas de regalo con botellas de plástico reciclado creativo bisutería con una botella roja de plástico reciclado creativo

Me gustaría agradecer a todas las personas que asistieron al taller el buen momento que pasamos juntas, a pesar de que las estrellas quisieran alinearse en nuestra contra, no lo consiguieron.

Taller Upcycling - Reciclado Creativo Taller Upcycling con botellas de plástico - Reciclado Creativo

 

 

 

Estándar