Horizonte, mar, nubes, arena Rosa Montesa
aprender, blog

Me gusta mirar hacia el cielo, ver las nubes, el amanecer… y pensar

Es una de mis aficiones, disfruto mirando hacia el horizonte. En la ciudad es mucho más difícil, pero cuando estoy cerca del mar, es uno de los mejores momentos del día. Apreciar el modo en el que el sol comienza su jornada, ver el movimiento de las nubes…

Durante los meses de verano se convierte en una obsesión, una especie de droga que ahora ya me falta.

Este año me he traído un montón de imágenes para recordar el mar, el sol y las nubes, Jamás se pueden sustituir esos momentos, pero es como una metadona para mí. Solamente ojeando el salvapantallas del teléfono o las imágenes del PC, vuelven las olas con su vaivén. Soy como una adicta,  tengo guardadas y escondidas muchas imágenes para pasar el mono del invierno.

Cuando repaso lo que he compartido los últimos meses, solamente veo cielo, sol, nubes, mar y amaneceres.

Con Instagram las he  tuiteado, las he compartido con amigos  en Facebook, he situado el lugar con Foursquare, las he archivado en Flickr, y las he colgado en un panel  de Pinterest Allá donde mire, me tropiezo con el sol y las nubes.

Amaneceres Rosa Montesa en Instagram

Amaneceres en las palmeras Pinterest RosaMontesa

facebook otro verano más Rosa MontesaAmaneceres en Flickr Rosa Montesa

Ahora ya toca cambiar el chip,..

Estándar
amistad, aprender, blog, CoworkingValencia, empresa, Learners Passport

Metiendo la pata en internet!

Seguro que no ha sido la primera vez, ni será la última … “El que tiene boca se equivoca, y el que se mete en redes, se enreda”

Social Media - Rosa Montesa

¿Alguna vez controlaré eso del “Social Media”?

No soy nativa digital. En mi “otra vida laboral” no tenía que preocuparme de ciertas cosas. Pero cuando tienes que reinventarte, aprendes sobre la marcha, si te aconsejan que estés en todos esos “lugares” del “Social Media”, lo haces y punto. Los errores que cometes, son parte de las reglas del juego.

A lo que iba, he metido la pata hasta las trancas. El barrizal en el que me he metido esta vez,  ha sido el de Linkedin. Me propuse crear la página de empresa de LearnersPassport, y aproveché para actualizar los datos de CoworkingValencia. No sé lo que hice. Sigo sin entender lo que haya podido suceder.  El caso es que he enviado la solicitud de Linkedin para formar parte de mi red a TODOS mis contactos de email, si a todos: amigos, clientes, proveedores, colaboradores, excompañeros de trabajo, padres de amigos de mis hijos, antiguos compañeros de colegio, vecinos, proveedores, familia, etc.

Este acto, totalmente involuntario, y ajeno a mis deseos, ha provocado una serie de acciones en cadena. Unas buenas, y otras desastrosas.

Las buenas:

  • He retomado el contacto con personas que, extrañamente, no formaban parte de mi red de Linkedín. 
  • Ha sido agradable recibir mensajes de respuesta de amigos.
  • Algunos clientes han vuelto a saber de mí, me ha alegrado saber de ellos. Soy un desastre para esto de volver a contactar con antiguos clientes, y decirles que existo y que se sigo viva.
  • Mi red de contactos ha aumentado de un modo exponencial durante esta semana.

Las malas:

  • Me disgusta saber que algunos hayan recibido mi solicitud, y hayan podido pensar que soy una pesada y una espameadora. 
  • No sé si es bueno tener una red tan amplia.
  • He perdido el control que tenía, ahora mi agenda de Linkedin está totalmente desorganizada.
  • La bandeja de entrada de emails ha sido una auténtica locura, por momentos me llegaban los mensajes de Linkedin diciéndo “learn more about…” ¡Ojalá!, ¡no hay tiempo para esas cosas!
  • Han sido tantos, que todos esos mensajes han ido directamente a la papelera. Espero no haber mandado con ellos alguno interesante o importante.
  • Uno de los peores ha sido recibir este mensaje de mi servidor:

“..estás excediendo los límites de espacio en disco contratados…Para solucionar este exceso tienes dos opciones: 1 – Puedes borrar archivos de tu alojamiento web … emails almacenados en el webmail …”

Más del 80% eran esos de “learn more about….” que envía Linkedín.

Me gustaría decir que no me volverá a pasar, pero estoy segura que voy a repetir, y que cometeré más errores.

Pido disculpas a quienes no deseaban recibir mi solicitud, o aquellos que no hayan entendido que se ha tratado de un error.

Agradezco a todos los que han aceptado, pero especialmente a aquellos que, sin entender para qué los quiero en Linkedín, han aceptado también estar en este lugar conmigo. Como el que acepta cocodrilo como animal de compañía…

Sin duda alguna, seguiré enredándome…

Estándar