aprender, blog, CoworkingValencia

Se me olvidó la respuesta a la pregunta ¿qué quieres ser de mayor?

Se me había olvidado la respuesta a la pregunta “¿Qué quieres ser de mayor?.

Durante los últimos 20 años de mi vida, una parte de mí ha estado maravillosamente anestesiada.

No me arrepiento de ello, en mi época de estudiante conocí a Rubén, y como sucede en los cuentos, me enamoré, comencé una vida con él, encontré un trabajo que me encantaba y disfrutaba (pero que no tenía nada que ver con lo que quería ser de mayor), la vida me sonreía y, mientras tanto, la familia iba creciendo. Amor, trabajo, hijos, familia… ¿qué más podía pedir? Una maravillosa y feliz etapa de mi vida iba pasando, y sin darme cuenta, unas nuevas pasiones se encendían, y otras se iban apagando.
Rosa Montesa, último día como trabajadora de Alitalia

Cuando aquél trabajo que tanto disfruté se acabó, fue como un frenazo en seco. Me quedé como “fuera de juego”, podría decirse que estaba perdida. Hay momentos en la vida en los que, de repente, todo se altera. Este fue uno de esos.  En situaciones como esta sería razonable entrar en una profunda depresión. El declive físico, unido a que los que más quieres ya no te necesitan del mismo modo, aderezado con el hecho de quedarse sin trabajo, puede convertirse una bomba de relojería. No puedo ni imaginarme el infierno por el que deben pasar algunas personas que al llegar a una situación similar, además, se quedan sin casa, sin familia, sin recursos… Soy afortunada, este frenazo no fue tan duro para mi.

En esas ocasiones es cuando uno se pregunta: ¿y ahora qué?.

En aquellos momentos me planteé varias alternativas:

  • Convertirme en mamá, amante esposa  y ama de casa a tiempo completo.  Esto no es una opción, es la realidad, pero una dedicación exclusiva  puede costar muy cara en términos económicos, de salud mental y en mi propia felicidad
  • Estudiar algo nuevo, buscar alternativas para volver a insertarme en el mundo laboral. Es decir, prepararme para “buscar un empleo”. Pésima opción, el trabajo entendido como “puesto de trabajo” ya casi no existe. Y a mi edad, menos todavía. Lo más probable es que al acabar esos estudios me encontrase en el mismo punto de partida, con unos conocimientos teóricos,  sin experiencia y sin posibilidades de aplicar lo aprendido.
  • Estudiar y prepararme para “montarme” un negocio, utilizar el tiempo en hacer Planes de Negocio hipotéticos, sin saber si saldrán bien o mal. Muchos lo llaman emprender, en mi caso, y tomando las palabras de Javier Megias, se trataría de “autoempleo”, Esta opción, por sí sola, tampoco era la mejor.
  • Ponerme en marcha con un autoempleo, no parar el ritmo y seguir en constante movimiento, estudiar, aprender “haciendo”,  generar contactos, aprender de los que sí están “en marcha”, intentar llevar el paso de ellos, experimentar y equivocarme. De ese modo llegar a descubrir aquello en lo que podría ser especial y desarrollarlo.

Estaba claro, en aquél momento tomé la opción  de ponerme en marcha, aprender, fallar y descubrir. Mi “autoempleo” se llama CoworkingValencia.  Gracias a él, puedo decir que:

  • Sigo pedaleando, estoy en constante movimiento.
  • Aprendo haciendo cosas y trabajando
  • Mi red de contactos crece, muchas de las personas que pasan por CoworkingValencia son extremadamente enriquecedoras. Nunca me cruzaría con ellos si me quedase en casa lamentándome de la situación.
  • Experimento y me equivoco en un mundo real.
  • Me ha permitido conocer y explorar proyectos geniales en primera persona.
  • Sigo estudiando y aprendiendo. Hace algún tiempo no podría haber imaginado que las mejores escuelas y universidades del mundo estuvieran en la pantalla de mi ordenador.
  • La escalabilidad económica del negocio no la tengo clara, pero la escalabilidad personal está más que demostrada.

Ha sido necesario dedicar mucho tiempo, mucho esfuerzo, experimentar y equivocarme. Entonces, en esos momentos de fracaso vuelves a encontrarte en otra de esas ocasiones en las que la vida te pide que pares y reflexiones. Hacía años que no hacía el camino hacia atrás. Es como cuando pierdes las llaves, comienzas a pensar en lo que hiciste la última vez que las tuviste en las manos.  Entonces volvieron a salir a flote preguntas que no me había hecho desde hacía muchos años:

  • Dame la mano, llegaremos juntosCuando era pequeña, ¿qué quería ser de mayor?
  • ¿Cuáles son mis habilidades?
  • ¿Qué es eso en lo que los demás me reconocen?. Eso en lo que dicen que soy buena.
  • ¿Qué me gustaría hacer?
  • ¿Qué me hace sentir bien?

¡Qué tonta!

Lo había tenido delante de mí toda la vida. Además, Mr. YouTube, involuntariamente, me dio un toque de atención. En esos momentos, vi los resultados de una pequeña acción.  En menos de un año, sin hacer prácticamente nada, muchas personas se habían interesado en algo que había hecho con mis manos ¡y yo sin enterarme!

Comencé a buscar las respuestas a estas preguntas, a comentarlas en voz alta, a compartirlas con los míos. Recuerdo cuando le conté a mi madre lo que había sucedido con aquella tontería que había grabado,  y lo que pretendía hacer. Cuando le dije:

“Mamá, me he propuesto hacer algo que me hace sentirme bien: crear objetos, dar a conocer al resto del mundo que soy buena en eso, quiero demostrarme que puedo ganarme la vida haciendo algo que me gusta. Voy a intentar darme esa oportunidad a mí misma”

Me impresionó que una mujer de 85 años comprendiera todo lo que le decía, lo que pensaba hacer, mis planes y mis objetivos…. Y lo más importante fue su respuesta:

caminando con mi madre“Nena, pero si tu estudiaste para hacer estas cosas, lo has hecho desde siempre, no has parado jamás de hacerlo, ¿te costará mucho dinero?”

Me quedé patidifusa, ella sabe mejor que nadie cuáles son mis habilidades, y lo que puedo ser capaz de hacer. Tal vez haya heredado de ella esa capacidad de crear y hacer objetos, o mejor dicho, hacer cosas nuevas con lo que otros no serían capaces de hacer nada. A su edad no para de pintar, coser y atreverse con cualquier reto creativo que le propongan. Mi respuesta fue:

“Hace muchos años que he estado alejada del diseño, hay personas mucho más preparadas que yo, tendré que ponerme al día y estudiar. En cuanto al dinero, si las horas se traducen en dinero, me costará mucho. Es una inversión a largo plazo, y si las cosas no salen como están previstas, me estaré preparando para llegar a tu edad haciendo las mismas cosas que haces tú, al fin y al cabo soy como un “clon” tuyo, de mayor quisiera ser como tú” 

Entonces ella contestó:

“Pues adelante,  no sé a qué estás esperando”

Dicho y hecho. Bueno, no tan rápido. Como dice ella, yo nací “diezmesina”. Me cuesta comenzar, pero cuando lo hago, las cosas ya están bastante maduras.

La decisión la tomé y la compartí de un modo vago hace unos 3 meses, los pocos que me siguen igual recuerdan el post: Yo soy yo… y mis manos. Tan pronto como las obligaciones de mi “autoempleo” me dejasen tranquila, me iba a dedicar a poner en marcha esta ilusión. Me impuse una agenda, y durante el verano disfruté de unas vacaciones muy especiales,

Sigo siendo lenta, este post debería haberlo escrito hace casi un mes.

En breve publicaré el próximo post  y prometo contar más de mi proyecto, de mis objetivos y de los planes que tengo previstos.

No sabes lo que me encantará tener tu opinión, contar con tus ideas, saber lo que harías en mi lugar.

cropped-aprender-es-un-precioso-camino-que-no-acaba-nunca-culture-is-people.jpg

Estándar
10 consejos básicos para reducir la huella ecológica y proteger el Planeta
aprender, blog

Los 10 consejos básicos para proteger el planeta y reducir la huella ecológica

Los 10 consejos básicos para proteger el planeta y reducir la huella ecológica

Nuestra huella ecológica, la cantidad de recursos que necesitamos los habitantes para abastecernos, crece de un modo imparable, junto con el aumento de la población y el desarrollo económico.

Se estima que para el 2030 harán falta dos planetas para cubrir las necesidades de la población mundial.

El futuro del planeta depende cada vez más de nuestra actividad como ciudadanos, y del cambio de nuestros hábitos de consumo.

CONSEJOS BÁSICOS PARA REDUCIR LA HUELLA ECOLÓGICA Y PROTEGER EL PLANETA1 Toma conciencia  Mentalízate, toda acción que realices tiene un impacto y dejará huella

2 ¿Realmente lo necesitas? Antes de comprar, considera si realmente lo necesitas y si tienes otras alternativas.

3 Maximiza la vida de los objetos Dale la máxima vida a los objetos, repara lo que se estropee antes de tirarlo

4 Muévete, camina, pedalea  Es bueno para ti, es bueno para el medio ambiente, y si no puedes, utiliza el transporte público

5 Comparte, intercambia  Comparte todo lo que puedas, el coche, la ropa, los muebles, las herramientas. Intercambia lo que ya no vayas a utilizar. Lo que crees que ya no es útil para ti, lo puede ser para otros.

6 Reduce residuos  Opta por envases grandes, con pocos envoltorios

7 Reutiliza lo que puedas  Si algún objeto ya no puede ser útil para el fin para el que fue creado, sé creativo, intenta buscar una segunda oportunidad, y si no eres capaz, recicla. Deposítalo en los lugares apropiados, otros lo harán por ti

8 Ahorra energía  Utiliza aparatos y bombillas de bajo consumo. Evita dejar aparatos en Stand by o los cargadores enchufados. Vive al ritmo de la naturaleza. Utiliza sus mismos recursos, aprovecha las horas de luz natural.

9 Ahorra agua  No despilfarres el agua, es un bien valioso. Utiliza la necesaria.

10 Conecta con otras personas  Entra en contacto con personas concienciadas como tú. La tecnología nos lo pone fácil. Es un modo de estar al día, compartir y colaborar de un más modo eficiente

http://www.recicladocreativo.com/
10 Consejos básicos para reducir la huella ecológica y proteger el planeta
1 Toma conciencia
Mentalízate, toda acción que realices tiene un impacto y dejará huella
2 ¿Realmente lo necesitas?
Antes de comprar, considera si realmente lo necesitas y si tienes otras alternativas.
3 Maximiza la vida de los objetos
Dale la máxima vida a los objetos, repara lo que se estropee antes de tirarlo
4 Muévete, camina, pedalea
Es bueno para ti, es bueno para el medio ambiente, y si no puedes, utiliza el transporte público
5 Comparte, intercambia
Comparte todo lo que puedas, el coche, la ropa, los muebles, las herramientas. Intercambia lo que ya no vayas a utilizar. Lo que crees que ya no es útil para ti, lo puede ser para otros.
6 Reduce residuos
Opta por envases grandes, con pocos envoltorios
7 Reutiliza lo que puedas
Si algún objeto ya no puede ser útil para el fin para el que fue creado, sé creativo, intenta buscar una segunda oportunidad, y si no eres capaz, recicla. Deposítalo en los lugares apropiados, otros lo harán por ti
8 Ahorra energía
Utiliza aparatos y bombillas de bajo consumo. Evita dejar aparatos en Stand by o los cargadores enchufados. Vive al ritmo de la naturaleza. Utiliza sus mismos recursos, aprovecha las horas de luz natural.
9 Ahorra agua
No despilfarres el agua, es un bien valioso. Utiliza la necesaria.
10 Conecta con personas
Entra en contacto con personas concienciadas como tú. La tecnología nos lo pone fácil. Es un modo de estar al día, compartir y colaborar de un más modo eficiente.

Nuestra huella ecológica, la cantidad de recursos que necesitamos los habitantes para abastecernos, crece de un modo imparable, junto con el aumento de la población y el desarrollo económico.
Se estima que para el 2030 harán falta dos planetas para cubrir las necesidades de la población mundial.
El futuro del planeta depende cada vez más de nuestra actividad como ciudadanos, y del cambio de nuestros hábitos de consumo

Consejos y reflexiones tomadas después de ver el programa Redes de TVE.
“Ciudadanos en red 30 jun 2013
…el programa… analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis….”

10 consejos básicos para reducir la huella ecológica y proteger el Planeta

Estándar
Creativity, Innovation and Change. Rosa Montesa.Best and Worst Collaborations
aprender, blog

Mejores y peores colaboraciones

“Mis mejores y peores colaboraciones” es otro ejercicio más del curso de Creatividad, Innovación y Cambio

En este ejercicio se nos pide analizar dos experiencias de colaboración utilizando los conceptos y las perspectivas que vamos aprendiendo. No importa el tipo de grupo, ni el tamaño.  Se espera que con los resultados podamos obtener ideas sobre cómo formar y dirigir equipos en el futuro.

Deberíamos escribir un texto corto relativo a nuestra propia experiencia sobre las peores y las mejores experiencias colaborativas (he añadido las instrucciones del ejercicio al final de este post*)

Voy a tratar dos experiencias colaborativas diferentes. Pide que dé ejemplos concretos para ilustrar el ejercicio.  Para no extenderme demasiado en el post, simplemente diré que una experiencia  trata de un equipo más grande, y la otra es sobre un equipo muy pequeño.

En cuanto a las interacciones personales, en el caso del equipo más grande la diferencia entre “jefes” y “empleados” marcaba mucho. “No contradecir al jefe” era algo que unía y dividía  al mismo tiempo. En un equipo pequeño, las interacciones personales siempre se manejaban de un modo excesivamente personal. Lo mejor del grupo grande era que cuando el jefe sabía manejar la situación, todo era estupendo. Pero en las ocasiones que el jefe se descontrolaba, el grupo era un caos. Todo dependía de una persona. En un grupo pequeño esto no suele suceder. En el grupo grande, los retos y desafíos eran por tiempos muy limitados, por lo que una vez terminado el trabajo ya se estaba preparando el siguiente hito.  Teniendo éxito o fracasando, siempre había muchas experiencias. En el caso del equipo pequeño, aunque se podía medir todo por pequeños hitos, el éxito o el fracaso se medía por un solo resultado final (aunque ahora que lo pienso, esa debía ser mi percepción, ya no estoy segura)-

Basándome en los principios CENTER (Creative Diversity, and Intelligent Fast Failure),

  • En el equipo grande, las motivaciones del grupo eran las mismas. En el equipo pequeño eran muy diferentes.
  • En el equipo grande, había un “standar” que cumplir muy claro, En el equipo pequeño el concepto de calidad y excelencia no era el mismo.
  • El equipo grande estaba muy estructurado, los niveles de responsabilidad de unos y otros daban seguridad al resto del equipo. En el equipo pequeño una parte era mucho más segura y estructurada que la otra.
  • En el equipo grande a los miembros no se les podía permitir probar demasiadas nuevas experiencias, los riesgos solamente los podían tomar los mandos. En el equipo pequeño se probaban nuevas experiencias y se tomaban riesgos.
  • En el equipo grande los miembros tenían diferentes habilidades de comunicación. En el equipo pequeño, también.
  • En el equipo grande los miembros del grupo daban a conocer sus habilidades muy tímidamente. En el pequeño se intentaban mostrar continuamente.
  • En ambos casos se trataba de personas con muy diferentes niveles creativos. También los estilos creativos eran muy diferentes.
  • En ambos casos las diferencias cognitivas se compensaban.
  • En el grupo grande, la creatividad siempre estuvo bastante más limitada. En el pequeño, las diferencias creativas daban alas, aunque en algunos momentos eran limitantes.
  • En el primer grupo, el fracaso o el éxito era solamente un paso más, siempre se seguía adelante. En el grupo pequeño, el fracaso fue fatal y acabó con el proyecto.
  • La visión del fracaso de los miembros del primer grupo no era la misma, en el grupo pequeño, aunque los miembros se acercaban de un modo diferente, era bastante similar.
  • En ambos casos las personas involucradas experimentaron y aprendieron de sus fracasos.

Me resulta imposible hacer una lista de cosas que habría hecho de un modo diferente en cada caso. Cada situación, y cada momento, son muy diferentes, aunque es cierto que cada día se aprende algo nuevo, y la misma situación se lleva a cabo de un modo diferente. No solamente por lo aprendido en este curso, sino por el bagaje de vida.

En ambos casos las experiencias colaborativas han sido positivas. Mis peores colaboraciones han sido en grupos grandes, tal vez haya notado una la limitación de creatividad (cuando los mandos imponen sus ideas y sus reglas), siempre me parece notar una falta de percepción de lo que puede aportar realmente cada miembro del equipo. Puede ser que la experiencia en equipos numerosos no haya permitido dar libertad completa, la prioridad por jerarquizar y controlar al equipo ha mermado mi percepción del éxito. En mi caso, las mejores colaboraciones siempre han sido llevadas a cabo en equipos pequeños (o en subequipos de equipos grandes). Tal vez me falte experiencia en equipos numerosos.

Creativity, Innovation and Change. Rosa Montesa.Best and Worst Collaborations

*Instrucciones del ejercicio:

Escribir un texto corto sobre nuestra propia experiencia sobre las ” peores” y las “mejores”.. Estas pueden haber ocurrido en grupos diferentes o dentro del mismo grupo. En el texto dar ejemplos concretos para ilustrar cómo y por qué cada caso era ” mejor ” o “peor” . Considerar tanto las interacciones personales de los miembros del grupo ( si las relaciones se manejaron mal o bien ) y los resultados finales de cada experiencia (éxito o fracaso en la solución del problema o desafío relevante).

A continuación, analizar estas experiencias basadas en los principios de CENTER  (Creative Diversity, and  Intelligent Fast Failure) Pensar en lo que pasó y por qué pasó con estos conceptos, por ejemplo :

¿Fueron las motivaciones para el proyecto diferentes? ¿Teníamos un concepto diferente de lo que significaba la “excelencia”?  ¿Eran algunos de los miembros más seguros y estructurados que otros? ¿Eran algunos de los miembros más dispuestos a probar nuevas experiencias y tomar riesgos (emprendedurismo) ? ¿Algunos miembros tenían diferentes habilidades de escucha?  ¿Tenían diferentes habilidades comunicativas y de escucha? ¿Qué similitudes y diferencias había en el modo en el que los miembros del grupo daban a conocer sus habilidades?

¿Se trataba de personas con niveles creativos diferentes o similares? ¿Eran los estilos creativos similares o diferentes? ¿Cuáles y cómo eran las diferencias ? Cómo se manejaban las diferencias cognitivas? ¿Por qué o por qué no? ¿Cómo influyó la “Paradox of Structure”  y lo que sucedió?¿Cuándo y cómo  las diferencias creativas en el equipo dieron alas y cómo y cuándo fueron limitantes?

¿Cómo impactó el fracaso en cada experiencia ? ¿Todos los miembros del grupo tenían la misma visión del fracaso, o se acercaban de un modo diferente? ¿Las personas involucradas experimentaron y aprendieron de sus fracasos o no? ¿Qué tipo de experimentos intentaron?

Por último , haz una lista de tres cosas que podrías haber hecho de un modo diferente en cada caso si hubieras sabido entonces lo que sabes ahora acerca de la creatividad , la innovación y el cambio . ¿Cómo va a abordarás la colaboración de manera diferente en el futuro basándote en lo aprendido en este curso ?

Estándar
Rosa Montesa. Creativity Innovation and Change
aprender, blog, familia

Transgredir normas establecidas. Reflexiónes sobre Creatividad, Innovación y Cambio

Reflexión sobre el ejercicio “The Bold Acts of Defiance”, del curso Creativity, Innovation, and Change

Vuelvo a utilizar mi blog personal para compartir mis reflexiones de clase, de creatividad, y también muy personales.

Creí que con este ejercicio violaría una pequeña norma. No me dí cuenta de otra que estaba transgrediendo, mucho mayor, con más repercusión personal y de un modo involuntario.

No sé como traducir el nombre del ejercicio, tal vez sería algo así como “Actos Desafiantes”, pero no es una traducción muy correcta.

El motivo por el que nos propusieron el ejercicio  se debe a que la creatividad y la innovación, y el proceso innovativo en general,  en algunos aspectos, violan una norma cultural. rompen con el modo en el que las cosas se han hecho siempre. Producen una cierta ansiedad, y eso debería ser normal. Uno debería acostumbrarse a eso. Hay que entender que este ejercicio intenta buscar lo raro que se siente uno cuando se sale de las normas. Es sólo parte del  aprendizaje del proceso de la creatividad, la innovación y el cambio.

Hemos de esperar un rechazo hacia nuestra creatividad ya que se contradice con las creencias arraigadas,  que pueden parecer estar en contra de la naturaleza humana. Las expectativas que tenemos sobre nuestra creación pueden ser muy diferentes, la innovación se puede contradecir con lo que los demás esperan de nosotros, y de nuestras obras.

La “Acción Desafiante” que nos propusieron  era algo  complicada. Se trataba de violar una norma cultural. Yo pensé en hacer algo diferente, no lo consideré muy original ni tampoco muy creativo, pero se tratarìa de una pequeña transgresión. Me daba un poco de vergüenza hacer algo así, pero tenía que intentarlo. Se trataba de salir de casa caminando hacia atrás,  hasta llegar a una librería, comprar un libro y volver del mismo modo.

Cargada de valor, decidí comenzar el ejercicio, pero me dí cuenta de un gran problema. Si caminaba de espaldas, no podía ver la cara de las personas. No podría saber el efecto que producía en los demás esta transgresión. Así que le pedí a mi hija adolescente que grabara el ejercicio.

Realizando el ejercicio, mejoré la comprensión del proceso creativo, fue muy beneficioso para mi aprendizaje, me sentí muy comprometida mientras lo realizaba, fue difícil superar ese momento de vergüenza de ir haciendo una tontería por la calle, pero es un ejercicio que puede ser aplicable más allá del curso,

Aprendí bastantes cosas sobre mí misma, Imaginaba que la gente me miraría de un modo extraño, pero no fue así. Algunos me dedicaban una sonrisa de complicidad. Antes de comenzar, pensaba que me mirarían con cara de “mira a esa loca”, sin embargo no tuve esa sensación mientras lo hice. Las caras eran divertidas, solamente tuve la sensación de desaprobación con una persona. Estaba preparada para tropezar y caerme, pero tampoco sucedió.

Se estaba confirmando lo que me temía, mi transgresión, mi violación de una norma, no era nada extraordinaria. Buscaba la reacción de los demás, y está fue casi inexistente. Pero intentando romper una pequeña norma, rompí otra enorme. Hice cómplice a una adolescente, de una “aparente” locura de su madre. Para ella, colaborar conmigo era un acto de obediencia hacia mí, se sentía obligada a ayudar a su madre, pero se estaba muriendo de vergüenza al verme caminar así. Lo que para los demás no era nada, para ella estaba siendo una auténtica locura. Al final del recorrido, llegando a casa, nos cruzamos con algún conocido suyo. Hizo todo lo posible por disimular que estaba siendo cómplice de una locura de su madre,  me pidió por favor que dejase de hacer el tonto, Bajó la cámara, y deseó que la tierra se la hubiera tragado.

Al inicio del ejercicio, me planteé romper una pequeña norma. Pero resultó ser una transgresión enorme para mi hija. Ella tuvo más mérito que yo. Seguramente, su reflexión debería ser mucho más interesante que la mía.

TRANSGREDIR NORMAS ESTABLECIDAS. REFLEXIÓNES SOBRE CREATIVIDAD, INNOVACIÓN Y CAMBIO  Reflexión sobre el ejercicio “The Bold Acts of Defiance”, del curso Creativity, Innovation, and Change

Estándar