la familia Lafuente Montesa
amistad, aprender, blog, familia

El duro momento de soltar amarras y dejar que los hijos vayan solos

Tengo un hijo y una hija. Aunque haya intentado educarlos igual, cada uno es diferente. De todas las cosas que he hecho en mi vida, lo mejor, lo más apasionante, lo más bonito, y lo que más felicidad me ha dado, es haber tenido hijos, vivir con ellos y ver cómo crecen.

mar lafuente la familia Lafuente MontesaDisfruté  cuando eran bebés, y me encantá ver las personas en las que se están convirtiendo. Ni en mis mejores sueños hubiera pensado que mis hijos serían así. Antes de tener niños, intentas imaginar cómo será tu vida y cómo serán ellos. Es imposible proyectar algo así. No sé lo que pensarán otros padres y otras madres, para mí han superado cualquier expectativa.
No me canso nunca de decirles lo que les quiero, y de demostrarlo con besos y abrazos. Pero ahora está llegando uno de losRuben Lafuente la familia Lafuente Montesa peores momentos (o eso es lo que me parece), he de demostrar cuánto les quiero dejando que vivan su vida. Son adolescentes, quieren descubrir la libertad, sentirse independientes. Y yo quisiera tenerlos siempre a mi lado y protegidos, me parece que todavía son pequeños. Pero eso ya no es posible.

Los mayores tesoros de mi vida, nunca han sido míos. Las personas no son propiedad de nadie. Es una lección dura de aprender, y de aplicar.

Con el verano, las cosas empeoran para mí. Para ellos es un periodo estupendo, es la época en la que pueden experimentar libertades impensables en invierno. Salir hasta tarde (o pronto), dejar que viajen sin sus padres, y ver cómo disfrutan con megafiestas que me aterran.

Así estoy, soltando amarras y esperando que lo que he intentado que aprendieran durante estos años sirva de algo, y hayan aprendido a navegar sin mí.

Estándar
botellas de plástico gotas de solidaridad Solán de Cabras
amistad, blog, familia, recicladocreativo

Reciclando Gotas de Solidaridad

¿Qué es “Gotas de Solidaridad?

#gotasdesolidaridad es una iniciativa de Solán de Cabras con la que se quiere ayudar en la lucha contra el cáncer de mama, destinando los beneficios de la campaña al programa de Atención Psicológica de la Asociación Española Contra el Cáncer. Casi 2 millones y medio de botellas cambiarán el color azul por el rosa, para demostrar  solidaridad con las personas afectadas por esta enfermedad.

A través de esta campaña, los usuarios podemos lanzar mensajes de ánimo y apoyo, creando una corriente solidaria con el hashtag #gotasdesolidaridad.

Ya he dejado mis mensajes de ánimo y apoyo. Estoy convenciendo a las personas de mi entorno para que compren “en rosa”, y dejen también ellos su mensaje, a cambio les pido que me guarden las botellas, y crearé un objeto personalizado para quien lo haga.

He empezado a replicar algunos de los proyectos que hice hace algún tiempo con las botellas azules en Reciclado Creativo

Para comenzar ya he hecho las cajas que contendrán algunas joyas.botellas de plástico gotas de solidaridad Solán de Cabras

Sería imposible crear objetos nuevos para todos, así que he decidido compartir mis ideas y servir de inspiración, para que haya muchas personas que se animen a reciclar estas preciosas botellas.

Siempre he pensado que me explico mejor haciendo que hablando, y el mensaje que me gustaría dejar es que cuando otros ya descartan estas botellas, y creen que es el fin, para mí comienza algo nuevo y mejor. Con un poco de trabajo y esfuerzo, es posible conseguir dar otra nueva vida, y muchas veces, incluso puede llegar a ser más bella.

 

botellas de plástico gotas de solidaridad Solán de Cabras

Estándar
Love what you do

Love what you do

¡Love what you do!

amistad, aprender, blog

Love what you do

Imagen
Pon tus manos a trabajar
amistad, aprender, blog, CoworkingValencia, empresa

Pon tus manos a trabajar…

Pon tus manos a trabajar

Hoy he conocido a Pau, me ha demostrado que con las manos podemos hacer maravillas. Que las grandes empresas no tienen que ser sólo las tecnológicas, ni requieren grandes campañas de marketing y publicidad. Que los objetivos no tienen que ser exclusivamente económicos. En Migas, su panadería,  hacen el pan como toda la vida. Aman lo que hacen. Seguro que desea tener  éxito económico. Pero ver su cara de felicidad cuando comenta que sus clientes hacen cola para comprar pan, demuestra que está satisfecho, que el objetivo principal lo cumple día a día.

Es un panadero de los de toda la vida. Hemos compartido  desayuno en CoworkingValencia. Disfrutar y saborear el resultado de su trabajo, mientras nos contaba con pasión el proceso natural, los ingredientes, los tiempos, la fermentación… Hasta incluso, como ha hecho que el obrador de su panadería se haya convertido en una vitrina cara al público. Ha entendido a la perfección que ese lugar es mágico, que es el corazón de su empresa. Por eso lo muestra con orgullo detrás de un enorme cristal.

Tenía frente a mí a una persona feliz y orgullosa del resultado de su esfuerzo. Haciendo bien su trabajo, consigue la fidelización de sus clientes. Quienes compran sus productos, seguro que quieren abrazarle por  el pan y los bollos que comen en casa. En la puerta de la panadería hacen cola, pero no para ver el espectáculo de su mágico obrador, sino para comprar su pan. Ojalá conociera todos los días a personas como Pau. La crisis la veríamos de otro modo, y el mundo sería diferente.

Gracias Pau por recordarme que con nuestras manos podemos hacer grandes cosas. Y que el esfuerzo y la pasión, merecen la pena. 

migas panaderia


Panadería Migas

Panadería Migas

Panadería Migas

Estándar
aprender, blog

A pesar de ustedes…

cropped-pasos-en-la-arena1.jpg

Sea como sea el momento que estamos viviendo, este es el que me ha tocado vivir. Mi vida es única e irrepetible. Me molesta cuando me sorprendo indignada. Cuando maldigo a los sinvergüenzas,  incompetentes y ladrones que nos gobiernan, y que nos han gobernado. No me queda más remedio que consentir que hipotequen mi futuro, y el de mis hijos. Soy más pobre hoy que hace unos años, lo incomprensible es que soy una persona normal, que he trabajado para conseguir lo que tengo, que no he hecho nada para merecerme lo que está sucediendo en la sociedad, y en nuestras vidas.  Y a pesar de todo, intento ser feliz. No soy ninguna excepción, en mi entorno, casi todos estamos en la misma situación. 

Lo que no puedo consentir es que estos señores también me roben la salud y mis sentimientos. Haciendo que mi estado anímico sea negativo,  consiguen que sea más infeliz cuando me acuerdo de ellos. Quiero que sepan que, aunque no les tenga ningún aprecio, prefiero que mis sentimientos no se contaminen por su culpa. Conmigo, todavía no han conseguido descompensar la balanza. Y espero que no lo consigan nunca.

Solo tengo una vida, y cada minuto que dedico a odiarles, es un minuto que me roban para amar a otras personas. El problema es que no puedo ignorarles. Están consiguiendo acabar con nuestra economía, con la sociedad y con la vida de muchos de mis semejantes. El tiempo no vuelve. El día vivido hoy, no volverá a existir. Tengo demasiados proyectos en la vida, muchas personas que querer, muchos amigos por hacer, muchos a quienes apoyar, hay tanto por hacer, tanto por amar y tanto por vivir…

Parece mentira que no les dé vergüenza que siendo tan poquitos, puedan ser los responsables de hacer tanto daño. Todavía no entiendo cómo se lo hemos consentido. Nosotros somos mayoría ¿no?.

La Ley de Murphy es aplicable siempre. Desgraciadamente, ha habido peores gobernantes que ustedes, no me atrevo ni a nombrarlos. Todavía están a tiempo. Lo mejor que podrían hacer por ustedes,  por nosotros, y por el futuro de nuestros hijos, es reconocer sus errores, intentar resolver los problemas que nos han creado, devolver lo que es nuestro, y no consentir que el odio se instale en nuestra sociedad para no irse nunca.

No se olviden, a pesar de ustedes, esta es la mejor vida que vamos a vivir…

cropped-aprender-es-un-precioso-camino-que-no-acaba-nunca-culture-is-people.jpg

Estándar