Felicidades Rosa has hecho tu primera venta estás vendiendo con Etsy. The Reuse Factory
amistad, aprender, blog

Cuando no buscas algo, entonces viene solo… ¡Gracias Alison! ¡Gracias Etsy!

Las cosas suceden caprichosamente. Cuando no las buscas, aparecen… Cuando no paras de buscarlas, no las encuentras. ¡Como las llaves del coche!

Llevo una semana de sorpresa en sorpresa. Cada día me ha traído una. Me gustaría compartir todas, eso hincharía mi ego y me pondría como el muñeco de Michelín. Pero me temo que ese sentimiento tonto de orgullo, no lleva a ningún sitio. Salvo a pegarse un buen golpe contra un muro.

No digo que no me importen los titulitos, ni los premios, ni la gente que me mira, etc… En el fondo, me hace sentirme bien. No lo puedo evitar. Pero todas estas cosas son humo y paja.

Hay otras sorpresas que sí merecen ser compartidas. Que no son volátiles. Son reales.

Estoy en una fase de aprendizaje, me he propuesto CREAR objetos. Es algo que ha estado siempre dentro de mí y ahora quiero sacar a flote.  No tengo nada claro que quiera dedicarme a vender objetos realizados a mano, Disfruto del momento creativo, esa parte “anestesiada” durante muchos años,  está despertando, debo estudiar el modo en el que quiero que mi pasión deje de ser un hobby. Hasta hace unos meses, lo aprendido se quedaba en mi mochila, no lo compartía, y los objetos los regalaba o se quedaban en la familia. Ahora grabo el proceso de creación y lo subo a YouTube, hago fotos, redacto algún texto para el blog y comparto en algunas redes sociales (Twitter, Facebook, Pinterest y algunas más)

Aún sabiendo que no quiero ofrecer objetos, sino talento creativo, debo aprender todo lo que pueda. Dentro de los muchos ejercicios y entrenamientos que debo hacer, decidí montar una pequeña tienda online en Etsy: The Reuse Factory, de ese modo, al mismo tiempo que compartía las cosas que hacía, podría  experimentar la sensación de que alguna persona en el mundo pagase por un objeto creado por mí.

Hace un par de días me llegó la primera venta, ¡desde Australia!. Maravillosa sorpresa que ha llegado sin buscarla.

Esto hay que celebrarlo. Una persona que ha buceado por internet, ha escaneado “mis cosas”,  ha sacado su tarjeta de crédito y ha comprado un objeto. Aunque no es lo que estoy buscando, me ha gustado muchísimo que exista Alison en el mundo .

¡Gracias Alison!

¡Esta va por tí!

Pendientes y collares realizados con filtros de cápsulas de café Dolce Gusto. Rosa Montesa

Estándar
10 consejos básicos para reducir la huella ecológica y proteger el Planeta
aprender, blog

Los 10 consejos básicos para proteger el planeta y reducir la huella ecológica

Los 10 consejos básicos para proteger el planeta y reducir la huella ecológica

Nuestra huella ecológica, la cantidad de recursos que necesitamos los habitantes para abastecernos, crece de un modo imparable, junto con el aumento de la población y el desarrollo económico.

Se estima que para el 2030 harán falta dos planetas para cubrir las necesidades de la población mundial.

El futuro del planeta depende cada vez más de nuestra actividad como ciudadanos, y del cambio de nuestros hábitos de consumo.

CONSEJOS BÁSICOS PARA REDUCIR LA HUELLA ECOLÓGICA Y PROTEGER EL PLANETA1 Toma conciencia  Mentalízate, toda acción que realices tiene un impacto y dejará huella

2 ¿Realmente lo necesitas? Antes de comprar, considera si realmente lo necesitas y si tienes otras alternativas.

3 Maximiza la vida de los objetos Dale la máxima vida a los objetos, repara lo que se estropee antes de tirarlo

4 Muévete, camina, pedalea  Es bueno para ti, es bueno para el medio ambiente, y si no puedes, utiliza el transporte público

5 Comparte, intercambia  Comparte todo lo que puedas, el coche, la ropa, los muebles, las herramientas. Intercambia lo que ya no vayas a utilizar. Lo que crees que ya no es útil para ti, lo puede ser para otros.

6 Reduce residuos  Opta por envases grandes, con pocos envoltorios

7 Reutiliza lo que puedas  Si algún objeto ya no puede ser útil para el fin para el que fue creado, sé creativo, intenta buscar una segunda oportunidad, y si no eres capaz, recicla. Deposítalo en los lugares apropiados, otros lo harán por ti

8 Ahorra energía  Utiliza aparatos y bombillas de bajo consumo. Evita dejar aparatos en Stand by o los cargadores enchufados. Vive al ritmo de la naturaleza. Utiliza sus mismos recursos, aprovecha las horas de luz natural.

9 Ahorra agua  No despilfarres el agua, es un bien valioso. Utiliza la necesaria.

10 Conecta con otras personas  Entra en contacto con personas concienciadas como tú. La tecnología nos lo pone fácil. Es un modo de estar al día, compartir y colaborar de un más modo eficiente

http://www.recicladocreativo.com/
10 Consejos básicos para reducir la huella ecológica y proteger el planeta
1 Toma conciencia
Mentalízate, toda acción que realices tiene un impacto y dejará huella
2 ¿Realmente lo necesitas?
Antes de comprar, considera si realmente lo necesitas y si tienes otras alternativas.
3 Maximiza la vida de los objetos
Dale la máxima vida a los objetos, repara lo que se estropee antes de tirarlo
4 Muévete, camina, pedalea
Es bueno para ti, es bueno para el medio ambiente, y si no puedes, utiliza el transporte público
5 Comparte, intercambia
Comparte todo lo que puedas, el coche, la ropa, los muebles, las herramientas. Intercambia lo que ya no vayas a utilizar. Lo que crees que ya no es útil para ti, lo puede ser para otros.
6 Reduce residuos
Opta por envases grandes, con pocos envoltorios
7 Reutiliza lo que puedas
Si algún objeto ya no puede ser útil para el fin para el que fue creado, sé creativo, intenta buscar una segunda oportunidad, y si no eres capaz, recicla. Deposítalo en los lugares apropiados, otros lo harán por ti
8 Ahorra energía
Utiliza aparatos y bombillas de bajo consumo. Evita dejar aparatos en Stand by o los cargadores enchufados. Vive al ritmo de la naturaleza. Utiliza sus mismos recursos, aprovecha las horas de luz natural.
9 Ahorra agua
No despilfarres el agua, es un bien valioso. Utiliza la necesaria.
10 Conecta con personas
Entra en contacto con personas concienciadas como tú. La tecnología nos lo pone fácil. Es un modo de estar al día, compartir y colaborar de un más modo eficiente.

Nuestra huella ecológica, la cantidad de recursos que necesitamos los habitantes para abastecernos, crece de un modo imparable, junto con el aumento de la población y el desarrollo económico.
Se estima que para el 2030 harán falta dos planetas para cubrir las necesidades de la población mundial.
El futuro del planeta depende cada vez más de nuestra actividad como ciudadanos, y del cambio de nuestros hábitos de consumo

Consejos y reflexiones tomadas después de ver el programa Redes de TVE.
“Ciudadanos en red 30 jun 2013
…el programa… analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis….”

10 consejos básicos para reducir la huella ecológica y proteger el Planeta

Estándar
mamá tu no sabes nada de esto, deja que lo haga a mi manera!. Rosa Montesa
aprender, blog, familia

¡Hemos aprobado!

Cuando eres mamá, es muy duro aprender a distanciarte y a desprenderte de los hijos.Mi hija Mar ha aprobado!!! Este verano ha sido como una prueba de fuego. Mi hija ya tiene 16 años, en algunas ocasiones sigo pensando que me necesita como si fuera un bebé, pero ella se encarga de recordarme que se hace mayor. No se trata solamente de su tamaño,  se está convirtiendo en una preciosa mujercita. Me cuesta reconocer ese cuerpo, pero me voy haciendo a la idea.

El caso es que sus resultados académicos ya no dependen de mí. Este año suspendió inglés en junio, debía volverse a examinar en septiembre. Hubo una época en la que sentarme a hacer los deberes con ella era necesario para complementar lo que los profesores no podían hacer. Pero ya ha llegado el momento de admitir que es mayor, que no puedo seguir por ese camino. En un par de años estará en la Universidad, y no podré estudiar con ella. De hecho, en más de una ocasión le he llegado a decir que si se le ocurre comenzar unos estudios en los que tenga que sentarme con ella todos los días, lo tendríamos que decidir las dos, estudiar juntas Y MATRICULARNOS JUNTAS. Obviamente, una adolescente se espanta ante similar propuesta. Ella sabe que no me importaría volver a la Universidad, que no lo digo en broma.

Pues bueno, este verano suspendimos inglés, si “suspendimos”, me siento culpable por no haber insistido y por no haber estudiado con ella, no supe poner una solución a tiempo, una ayuda en forma de profesor particular o academia. Después de hablar con su profesora, descubrí que yo también suspendería en el lugar de mi hija. Me encantan los idiomas, hablar con personas de otros lugares, me atrevo a dar conversación a cualquiera. No me preocupa no ser gramaticalmente correcta o cometer errores de pronunciación. Se diría que no tengo vergüenza, y que me supera el deseo de hablar y comunicar. Cuando le comenté a su profesora que yo soy una analfabeta en inglés, que cuando quise aprender me fui a Inglaterra a cuidar niños durante casi un año, y que intento mantener lo aprendido practicando, viendo películas o escuchando música, ME MATÓ, me dijo que lo que mi hija necesitababa era hacer ejercicios, y ejercicios y más ejercicios. Estudiar, estudiar y más estudiar. No dudo que tenga razón, pero algo tan bonito como aprender a comunicarse con el resto del mundo, lo convierten en un horrible castigo. En pocas palabras me dijo que yo no era una persona válida para enseñar a mi hija. El cielo y las nubes Time Lapse

Pues dicho y hecho, mi hija no ha querido ningún tipo de ayuda. Ha estudiado sola. No ha querido profesores particulares, me ha preguntado lo justo, no ha querido que me sentase con ella. Me he limitado a despertarla todos los días del verano sobre las 9:00, un martirio estival para ella, para mí la excusa perfecta para madrugar, ver amanecer y pasear por la orilla antes de despertar a la niña.  Luego nos sentábamos en la mesa, yo a lo mío y ella  delante del libro, hacía ejercicios y más ejercicios (siempre los mismos), estudiaba de memoria no sé qué. Mientras yo pensaba que eso era un horror, que no aprobaría, que era imposible superar una prueba de inglés de ese modo, ella insistía,  lo quería así y lo dejé estar.

Abi at homePara hacerlo un poco más llevadero, tuvimos una invitada inglesa en casa. Era una niña encantadora, pero mi hija no le hizo mucho caso, no aprovechó la oportunidad para aprender inglés y preparar su examen. Cuando Abi se volvió a Inglaterra, su madre nos devolvió la invitación, y mi hija contestó literalmente: “Abi, say thanks to your mum, but I can’t go with you, I have to prepare my exam”. Yo me reí, mi hija me dijo que yo no entiendía nada. Y es verdad, en muchas ocasiones me siento como una marciana. Esta es una de ellas.

He de reconocer el esfuerzo de Mar, si hubiera sido un examen de física, biología o historia, también hubiera aprobado. Ha estudiado mucho. Y HA APROBADO!!!!

Yo también estoy contenta, como mamá, también he aprobado. He hecho caso a mi hija, le he dejado hacer lo que le parecía más conveniente. Y tenía razón.

Mi hija Mar ya es una mujercita

Estándar
Eva Ripoll. Fotógrafa- Els Tornexants
amistad, aprender, blog

Sólo nos lo tenemos que proponer…

Si realmente nos lo proponemos, podemos volar todos a la vez. 

Eva Ripoll. Fotógrafa- Els Tornexants

Els Tornexants by Eva Ripoll http://www.evaripoll.com

Hoy he abierto la nevera, y me he encontrado con este regalo que me ha dejado Eva en forma de foto. No sé lo que puede inspirar esta imagen, Para mí, hay un montón de temas que podría tratar, pero hoy prefiero reflexionar al mirarla, y pediros que hagáis lo mismo.

Las cosas aparentemente sencillas, llevan mucho trabajo y muchas horas de dedicación.

Es difícil saber quién disfruta más, el que mira o el que se involucra.

Si hacemos cosas interesantes, los demás querrán verlas.

Si nos lo proponemos, podemos conseguir volar con los demás.

Mantener vivas las costumbres, es mantener nuestra identidad

Los hombres también bailan

Para que unos disfruten mirando, otros deben trabajar.

Captar esta imagen no es una casualidad, es el resultado de la experiencia.

Y tú, ¿qué ves en esta imagen?

Estándar