aprender, familia

¡De mayor quiero ser como mi hijo!

Rubén

Rubén, foto del archivo familiar de Rosa Montesa

¡De mayor quiero ser como mi hijo!. Cuando somos pequeños, hay una parte de nosotros  que va muriendo según vamos creciendo.

La vida se complica y hace que perdamos creatividad, que nos olvidemos de nuestros objetivos y que se apague la chispa de la felicidad inconsciente.

Mi hijo, es como cualquier otro niño de 12 años: inmensamente feliz.

Me encanta lo claro que tiene todo. Cuáles son sus obligaciones, sus tareas, lo que quiere conseguir. Son objetivos fácilmente alcanzables desde el punto de vista de un adulto, pero son tan complicados como lo son los nuestros.

Sabe perfectamente cuales son sus deberes diarios, es difícil que se vaya a la cama con una tarea pendiente. Sin embargo yo acabo el día dejándome tareas para el día siguiente, se me acumulan..

Cuando practica algún deporte, o juega con sus amigos, se deja la piel. Y me pregunto ¿yo lo hago?. Me temo que no.

Parece que la vida le vaya en todo lo que hace.

A veces intento recordar si yo era así a su edad. No recuerdo tener tanto tesón.

Esto es lo malo de crecer, que se nos olvidan nuestros objetivos más cercanos. Meter goles, acertar canastas, pasarse horas jugando una partida de pingpong, reirse con los amigos hasta que te duele la mandíbula…

¡Yo de mayor quiero ser como mi hijo!

 

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s